Monitor de Consumo Bancario

Las re­cla­ma­ciones al su­per­visor su­pe­raron las 10.000 el pa­sado año, la ma­yoría por ci­ber­fraudes

El Banco de España templa gaitas: el aumento del fraude en tarjetas no es preocupante

El BdE achaca que se hayan du­pli­cado las quejas a un au­mento en las ope­ra­ciones

Fraudes internet
Fraudes internet

La me­moria de re­cla­ma­ciones 2022 del Banco de España (BDE) es con­tun­dente, pero el propio su­per­visor no. según re­coge el in­forme, el pa­sado año las re­cla­ma­ciones por fraude fi­nan­ciero, la ma­yoría de ellos sobre tar­jetas o cuentas co­rrien­tes, as­cen­dieron hasta las 10.361, lo que im­plica una subida cer­cana al 110%; es de­cir, más del doble que el año an­te­rior. Sin em­bargo, el BDE se li­mita a decir que se debe al mayor vo­lumen de ope­ra­ciones con 'plásticos'.

Los datos indican una explosión de las prácticas ilegítimas en el ámbito digital: el BdE recibió 34.146 reclamaciones en 2022, cuyo importe total devuelto fue de 6 millones, máximo de los últimos ejercicios. Tres de cada cuatro reclamaciones están relacionadas con uno de estos tres productos: tarjetas, cuentas corrientes e hipotecas; y un tercio corresponde a operaciones presuntamente fraudulentas sobre tarjetas y a través de transferencias bancarias.

La interpretación del BdE

El producto financiero que se alza con la 'medalla de oro' absoluta de las quejas recibidas por el supervisor son las tarjetas de crédito o débito: acaparan un 37,4% del total, habiendo aumentado exponencialmente en los últimos años. Se trata de casos en los que los ciudadanos no reconocen haber dado su autorización a determinadas operaciones o afirman haberlas realizado siendo víctimas de engaño (fraude, estafa, etc.).

Desde el organismo achacan este 'boom' al aumento del número de transacciones, propulsado por la generalización del pago digital, incluso para pequeños importes.

Según los registros hechos públicos en la Memoria, actualmente hay 102 millones de tarjetas en uso, cuantificándose el pasado año 7.390 millones de transacciones a través de ellas. El BDE remarca que las 10.361 reclamaciones sobre tarjetas registradas suponen un ínfimo 0,01% sobre el total de 'plásticos' bancarios operativos en España-

El número de quejas por este motivo, además, se habría desacelerado en lo que llevamos de 2023, según los datos provisionales correspondientes a 2023.

Todos estos motivos han llevado a Alberto Ríos, director general de conducta financiera y billetes del BDE, a sostener que la enorme subida de las reclamaciones por fraude "no es un problema masivo". Según publica Economía Digital, Ríos declara que la duplicación de este tipo quejas no se debe a un incremento real de las actividades ilegítimas, sino a un aumento proporcional al mayor alcance de las transacciones.

En resumidas cuentas, "el fraude aumenta porque hay un mayor volumen y los delincuentes tratan de sacar dinero de esta actividad", concluye.

Artículos relacionados