BOLSA

Squirrel, alta presión bajista

Pasa el tiempo y Squirrel Media no con­sigue con­firmar las buenas pro­yec­ciones ofre­cidas desde el "contrasplit" rea­li­zado en 2020. El pro­ceso previo de re­es­truc­tu­ra­ción aco­me­tido para cen­trar su ac­ti­vidad en tres grandes áreas de ne­gocio -Media, Contenido y Tecnológica- fun­ciona , pero sigue sin con­vencer al mer­cado.

Buena culpa de estas dudas la tiene la dilución provocada por ampliación de capital acometida el año pasado con el fin de financiar el crecimiento inorgánico. Una operación de 10 millones de euros destinada sobre todo al impulso de las actividades distribución de contenidos, en especial en el mercado anglosajón.

Eso se ha traducido en la adquisición de varias productoras en los últimos meses entre las que se encuentra el Grupo Ganga, conocido por la serie de éxito Cuéntame. Esta operación incluía todos los activos inmobiliarios, entre ellos su estudio en Pinto (Madrid) de más de 8.000 metros cuadrados. Adquisición con la que espera lograr importantes sinergias.

La apuesta por el crecimiento inorgánico está generando buenos réditos a Squirrel tal y como apuntan sus resultados. Al cierre del tercer trimestre, el beneficio se elevó a 7,4 millones de euros, un 10 % superior a igual período del anterior ejercicio, con una mejora del Ebitda del 40 %.

No obstante, también preocupa el alto apalancamiento del grupo tras más que duplicar la deuda financiera neta a septiembre para situarla por encima de los 17 millones de euros. La deuda total ha pasado así de 26,4 a 38, 7 millones de euros, lo que en períodos de subidas de tipos genera especial tensión en los mercados financieros.

A estos factores se suma el temor a un descenso de los ingresos por publicidad derivados de la debilidad económica global con alto riesgo de entrada en recesión en muchos de los mercados donde opera.

Esta incertidumbre estaría justificando la tendencia bajista que viene sufriendo la cotización en el último año y medio. En este período, el precio de la acción ha caído casi a la mitad sin acabar de encontrar soporte. Los expertos técnicos creen que en las inmediaciones de los 2 euros por acción podría frenar la sangría y dar pie a un posible rebote, pero advierten de que se trata de un soporte más sicológico que real.

Artículos relacionados