BOLSA

Airtificial, cambio de dinámica

Los cam­bios en la ges­tión em­piezan a re­fle­jarse en las cuentas de Airtificial. Después de un tiempo a la de­riva, el giro hacia sec­tores de alta de­manda, junto a una mayor di­ver­si­fi­ca­ción geo­grá­fica y de ne­go­cio, ha per­mi­tido au­mentar la fac­tu­ra­ción del primer se­mestre del año hasta los 42 mi­llones de eu­ros, un 14 % su­pe­rior al del mismo pe­ríodo del año pa­sado.

La compañía especializada en robótica, estructuras de fibra de carbono e inteligencia artificial ha logrado una contratación récord de 48,2 millones gracias a la entrada en nuevos mercados y sectores, como los de soluciones a la industria 4.0, la movilidad eléctrica, ferroviario, gestión medioambiental y de aguas, y la especialización en calidad del aire.

Este aumento de la cifra de negocio y del proceso de transformación y optimización de recursos enfocado a la rentabilidad ha dado como resultado un Ebitda positivo de 1,9 millones de euros con lo que multiplica por seis su beneficio operativo respecto a junio del año pasado.

Todo ello ha permitido reducir las pérdidas de 3,8 millones del primer semestre del pasado año en un 76 por ciento, hasta los 0,9 millones de euros. Un cambio en la tendencia hacia la rentabilidad que ha supuesto un notable alivio para sus accionistas.

Airtificial presenta así un balance reforzado en este primer semestre con un fondo de maniobra positivo de 23 millones de euros, más de 9 millones en tesorería y un nivel de apalancamiento bajo control debido a un cambio de mix entre deuda estructural y circulante.

En la primera mitad del ejercicio, el grupo ha materializado, además, la desinversión de la planta fotovoltaica en El Salvador por 6,3 millones de dólares. Con esta venta, se ha desprendido del mayor activo no estratégico que le quedaba y que había sido financiado con fondos propios.

Este paso hacia el punto de equilibrio y la entrada en rentabilidad ha recibido los parabienes del mercado. Las acciones de Airtificial han reaccionado con alzas superiores al 12 %, reduciendo su caída anual a poco más del 10 %. Pero lo más importante es que este rebote puede ser el punto de inflexión en la dinámica bajista del valor que ahora debería recuperar la cota de los 0,09 euros por acción donde encuentra su principal resistencia antes del céntimo de euro.

Artículos relacionados