Monitor de Consumo Bancario

El BCE pre­para otro au­mento del tipo de in­terés en 0,75%, según los ex­pertos

La hipoteca media se encarece en 125 euros mensuales por la subida del euribor

El in­di­cador al­canza má­ximos de 10 años con una tasa media del 1,25% diario

Mercado de la vivienda
Mercado de la vivienda

Es cier­ta­mente un tes­ti­monio de la con­vulsa etapa geo­eco­nó­mica que viven los países de la Unión Europea: en menos de un año, el eu­ribor ha pa­sado de las ca­ta­cumbas del cero a rozar cotas de má­ximos dee hace diez años. El in­di­cador al que están re­fe­ren­ciadas la in­mensa ma­yoría de las hi­po­tecas en España ter­minó el mes de agosto en el 1,25% de tasa dia­ria, en un de­lirio al­cista que di­buja un es­ce­nario in­cierto para los hi­po­te­ca­dos. De he­cho, el BCE ya pre­para otra subida del 0,75%.

El repunte sostenido se traduce en un incremento de aproximadamente 125 euros en la cuota mensual de aquellos préstamos a los que toque revisión. Más de 1.400 euros más al año para los usuarios, que se perfilan como los grandes damnificados por el dominó financiero que ha propulsado el valor del índice.

Resulta casi inverosímil que el año pasado, por estas fechas, el euríbor aún no hubiera salido de los números rojos. En agosto de 2021 el indicador se situaba una tasa ligeramente inferior al -0,5%, tras haber caído por debajo de esa cifra en enero.

Cambio de ciclo

La crisis de suministros y la brutal subida de los precios canalizada por la inestabilidad internacional han acabado con los 'días de vino y rosas' en los precios hipotecarios. Ante la colosal espiral inflacionaria que afecta al continente, el Banco Central Europeo (BCE) ha tomado por fin la medida de subir los tipos de interés, decisión que tiene un daño colateral inevitable: el encarecimiento de los préstamos para la compra de inmuebles.

Sin embargo, y aunque cada vez toma más velocidad, el desencadenamiento del euribor comenzó mucho antes. La subida de los tipos por parte del BCE tuvo lugar el pasado julio, mientras que el indicador lleva ya desbocado un año, período en el que ha aumentado 1,7 puntos porcentuales hasta alcanzar máximos inauditos desde hace una década. El golpe de timón de la autoridad financiera europea intensifica, no crea, una corrección que ya se estaba produciendo.

De hecho, para encontrar un repunte comparable hay que retroceder más de dos décadas: en 1999, también en agosto, el índice comenzó una carrera que le llevó a aumentar más de dos puntos en un año.

La política monetaria europea sólo augura más malas noticias para los hipotecados. Ante las dificultades para controlar la inflación, el BCE prepara una nueva subida de los tipos: los vaticinios la sitúan en el 1% o el 1,25%. Está claro que el ciclo de cuotas altas acaba de empezar.

Artículos relacionados