Colocan 5.000 mi­llones con una fuerte de­manda y pre­cios muy ra­zo­na­bles.

Los bancos españoles despejan dudas en un mercado de deuda histérico

Santander, CaixaBank y Sabadell hacen una gran de­mos­tra­ción de fuerza

Deuda bancaria.
Deuda bancaria.

Los bancos es­pañoles han reabierto el mer­cado de deuda en Europa con una gran de­mos­tra­ción de fuerza. En pleno au­mento de las ren­ta­bi­li­dades en los mer­cados de renta fija -en pa­ra­lelo, los pre­cios se des­plo­man- Santander, CaixaBank y Sabadell han co­lo­cado 5.000 mi­llones de eu­ros. Y lo han hecho con éxito de de­manda y con pre­cios muy atrac­tivos te­niendo en cuenta la que está ca­yendo ahí fuera.

"No era una prueba fácil volver al mercado después de un verano que ha sido muy complicado y a la vista de cómo viene la primera quincena de septiembre, con una subida de tipos que casi con total seguridad será de 75 puntos básicos en la zona euro y cada vez más evidencias de recesión económica en Europa. Los inversores son ahora muy exigentes a la hora de elegir qué compran", señalan fuentes financieras.

La realidad es que las entidades nacionales han salido muy bien paradas de este primer test, en el que han colocado activos de todo tipo. Santander ha optado por las cédulas hipotecarias, con la que ya es la mayor operación del año en esta modalidad. El banco cántabro nunca había emitido tantas cédulas, 3.500 millones de euros, en una modalidad en la que puede haber mucha actividad en los próximos meses.

El final de las agresivas inyecciones de liquidez del BCE a las entidades financieras ha cambiado radicalmente el 'modus operandi' de los bancos. Ahora tienen que salir al mercado con todas las consecuencias asumiendo los riesgos de un aumento del coste de financiación en un escenario de subida de los tipos de interés hasta el umbral del 2% cuando acabe 2022.

El propio Santander lanzó hace un mes un mega programa para emitir hasta 55.000 millones en cédulas durante los siguientes doce meses. Una cifra extraordinariamente agresiva si se tiene en cuenta que las colocaciones totales en Europa no superaron los 100.000 millones el año pasado. Ahora, todo apunta a un récord histórico ante las nuevas necesidades de liquidez de las entidades financieras.

Cédulas del Santander

Lo más notable de la doble colocación de cédulas es que Santander registró una demanda de más de 6.000 millones de euros. Más que suficiente para aligerar el coste de las emisiones hasta el 2,375% en la emisión a cinco años y hasta el 2,75% en la de 10 años. "Son precios muy competitivos, que demuestran que las firmas más solventes sí pueden salir al mercado con ciertas garantías de que no serán acribilladas por precio", señalan fuentes del sector.

En la misma línea, CaixaBank ha emitido 1.000 millones de euros en deuda senior con la calificación de verde a un plazo de 7 años. La demanda ha sido de 1.700 millones, lo que le ha permitido recortar el diferencial hasta los 155 puntos básicos sobre 'midswap' respecto a los 175 puntos de partida. En el caso de Sabadell, la colocación es de 500 millones en deuda sénior no preferente a cuatro años.

Otra vez, la demanda ha sido superior, de 800 millones. Por lo tanto, queda claro que a pesar de las turbulencias los bancos españoles tienen las puertas abiertas para emitir en condiciones que, de momento, son razonables. El test de Santander, Caixabank y Sabadell es un alivio para el sector, que ahora tiene que buscar en los mercados la financiación que hasta ahora le daba en grandes dosis el BCE.

Artículos relacionados