BOLSA

Amadeus pierde fuelle

Si la co­ti­za­ción de Amadeus apenas ha lo­grado ex­pe­ri­mentar un triste re­bote en la tem­po­rada ve­ra­niega, los ope­ra­dores no creen que vaya a ir a mejor en la recta final del año cuando su ne­gocio pierde fue­lle. Después de las di­fi­cul­tades pro­vo­cadas por la co­vid, el grupo de so­lu­ciones y re­servas de viajes se en­frenta ahora a nuevas di­fi­cul­tades de­ri­vadas de un en­torno eco­nó­mico cada vez más com­plejo.

La subida de la inflación y el endurecimiento de las políticas monetarias para contenerla restarán capacidad económica a los consumidores con una consecuencia directa en los viajes. Un panorama que podría agravarse si se confirman los riesgos de recesión en Europa y Estados Unidos.

Motivos que han llevado a algunas casas de análisis a moderar sus expectativas sobre el valor. A principios de julio, por ejemplo, Barclays y Deutsche Bank recortabas sus estimaciones de precio objetivo a 65 y 53 euros por acción, respectivamente.

En este sentido, el consenso del mercado valora todavía a Amadeus en 64,5 euros, máxime ante la posibilidad de que pueda recuperar el dividendo a lo largo del próximo año. Valoraciones que aún le otorgan un alto potencial alcista desde su actual cotización de mercado sobre los 45 euros por acción con la confianza puesta en que sus cuentas sigan recuperándose.

Esta expectativa ha llevado a Moody´s a confirmar recientemente su calificación en Baa2 con una mejora de perspectiva de negativa a estable al recoger la posibilidad de que sus indicadores financieros vuelvan pronto a niveles previos a la pandemia. La agencia de calificación prevé un aumento de los ingresos a 4.200 millones y 5.000 millones, así como un Ebitda ajustado de 1.300 millones y 1.900 millones en 2022 y 2023.

Pese a todas estas alabanzas, la cotización de Amadeus sigue en pleno retroceso en el mercado. En lo que va de año, pierde cerca de un 25 % para buscar soporte en la zona de los 45 euros por acción. De fallar este suelo en los próximos días o semanas corre el riesgo de deslizarse hacia los 40 euros. Una opción más que probable en la actual situación de mercado.

En cualquier caso, aunque el perfil ofrece muy negativas señales, los expertos técnicos no descartan un posible rebote, pero nide lejos como para recuperar los niveles de principios de año a corto y medio plazo.

Artículos relacionados