BOLSA

Cellnex, de muy mal a peor

En oca­sio­nes, las opi­niones de los ana­listas y del mer­cado van por dis­tinto ca­mino. Unos porque miran a más largo plazo y el otro porque apuesta más por el corto plazo. Eso pa­rece estar ocu­rriendo con Cellnex, en una pro­funda ten­dencia ba­jista desde los má­ximos al­can­zados hace ahora algo más de un año.

El grupo de telecomunicaciones estaría pagando una fuerte factura al mercado por el exceso de ampliaciones de capital y, sobre todo, por los decepcionantes resultados que viene encadenando. Al cierre del primer semestre, el grupo ha contabilizado unas pérdidas de 170 millones de euros, un 67 % superiores a las registradas un año antes.

Debilidad que se achaca a las fuertes amortizaciones a las que ha tenido que hacer frente y a los costes financieros que se han disparado un 40 % tras las recientes incorporaciones para seguir creciendo. Una situación complicada, máxime en el actual escenario de subida de tipos de interés.

Con todo, los expertos siguen confiando en la gestión del grupo para seguir aportando valor. En este sentido, Bank of America ha situado a Cellnex entre sus compañías favoritas en Europa. Es, de hecho, la única teleco de infraestructuras incluida en su lista de la compra.

El banco estadounidense de inversión considera, pese a lo que pueda parecer en un principio, el grupo debería salir airoso de la actual situación económica, con la recesión amenazante a la vuelta de la esquina, gracias a su capacidad de generar caja y su resistencia a la inflación.

Eso sí, para demostrar esa fortaleza deben aclarar antes las prioridades de asignación de capital ante el endurecimiento monetario por parte del Banco Central Europeo. En este contexto, el banco estadounidense otorga un potencial de más del 60 % de subida tras fijar su precio objetivo en 62 euros por acción.

Una valoración que mejora incluso la realizada recientemente por JP Morgan que incluía al valor en su lista preferida de compañías europeas de infraestructuras de telecomunicaciones con una estimación objetiva de 58 euros por acción.

Tras estos movimientos, el valor real del grupo según el consenso del mercado se situaría en las inmediaciones de los 61,5 euros por acción frente a los algo menos de 37 euros en los que cotiza en la actualidad.

Un optimismo que contrasta con el preocupante perfil técnico que muestra su cotización. Ahora mismo muestra una clara tendencia a la baja que tiene como principal soporte los 34 euros por acción. En ese nivel cabría esperar un rebote porque de no ser así corre el riesgo de deslizarse hacia los 30 euros.

Artículos relacionados