OPINIÓN

¿Y si se acabara la guerra de Ucrania?

No está nada claro que fuera un adiós a la in­fla­ción y me­nos, el fin de los re­pro­ches a los Gobiernos

Tropas de Ucrania
Tropas de Ucrania

Como afirma Gideon Rachman en el FT, “ la re­ti­rada de las tropas rusas sería sor­pren­dente pero no es un im­po­si­ble". La ope­ra­ción mi­litar es­pe­cial rusa en Ucrania no ha sido un éxito desde sus co­mien­zos. El aban­dono del cerco de Kiev, el pa­sado abril, ya su­puso una hu­mi­lla­ción para Vladimir Putin, que se quiso com­pensar con la en­trada en com­bate de 200.000 nuevos sol­dados ru­sos, de los que, según los ser­vi­cios es­ta­dou­ni­denses de in­te­li­gen­cia, entre 70.000 y 80.000 se­rían con­ta­bi­li­zados como muertos o he­ri­dos.

¿Es la movilización general la respuesta adecuada, tal como reclaman los comunistas rusos, aliados tácitos de Vladimir Putin? En todo caso supondría una derrota política para el matarife ruso. La operación especial estaba mal diseñada. Se mintió a la ciudadanía. Ucrania sí ha llamado masivamente a filas a todos los ciudadanos disponibles. El resultado es un ejército más numeroso, muchísimo mejor armado y con una determinación de combate más entusiasta. La defensa del territorio patrio.

Cuenta La Vanguardia que la disponibilidad de nuevos y sofisticados armamentos de que dispone el ejército ucraniano, suministrados principalmente por los EE.UU., facilita su eficacia. Este armamento confiere una potencia de fuego muy superior a la de su adversario ruso.

Papel de EEUU

La invasión ha sido un toque de arrebato para los estados miembros de la OTAN, con dos nuevos miembros, más y mejor armados. Es la respuesta a otra posible invasión. Contraofensiva ucraniana y un gran interrogante sobre el curso de la guerra mientras dentro de Rusia el número de voces disidentes se hacen cada vez más sonoras.

¿Pérdida de confianza en Putin y un resucitado Gorvachov más pro occidental? Demasiado bonito para que sea verosímil.

El reciente asesinato de Daría Dugina, probablemente organizado por los propios servicios internos de Seguridad de Rusia, puede interpretarse como una advertencia a las críticas de una ultra derecha nacionalista dispuesta a todo, empezando por una movilización general y la continuidad de la guerra.

Un paréntesis de incertidumbre mientras siguen las muertes y las destrucciones. Más inflación, menos crecimiento y una incómoda semi-paralización de los intercambios internacionales, junto a tímidas señales de esperanza.

Y, entretanto, queda la receta de la Unión Europea: más impuestos a quienes se benefician de la situación y más exigencias a los usuarios del gas o la electricidad. En definitiva, las medidas adoptadas por las Democracias en tiempos difíciles.

. .

Artículos relacionados