Las pró­ximas subas­tas, úl­timo gancho para los in­ver­sores que cas­tigan al sector en Bolsa

Los inciertos vientos de Europa doblegan a las renovables

Estas em­presas pierden cre­di­bi­lidad bur­sátil por las “incertidumbres re­gu­la­to­rias” pro­ce­dentes de Bruselas

Solaria, en otros tiempos mejores.
Solaria, en otros tiempos mejores.

Mientras las crisis se ges­tionen como un ‘diario ha­bla­do’, los mer­cados -y, muy es­pe­cial­mente los ener­gé­ti­cos- tem­blarán al más mí­nimo in­dicio de mo­vi­miento, sobre todo re­gu­la­to­rio. Y Bruselas ya se los plan­tea: pro­pone topes al precio del gas para crear la ‘excepción eu­ro­pea’, re­con­si­dera como energía limpia a la nu­clear -al menos mien­tras dure la guerra en Ucrania- o in­cluso se quiere ad­mitir de nuevo el uso de com­bus­ti­bles fó­siles ante el duro in­vierno que ya se acerca. La se­sión bur­sátil de este martes en el sector ener­gé­tico era un botón de muestra aunque pre­sen­taba signos para todos los gus­tos.

No en vano, mientras los políticos nacionales y comunitarios piensan en alto, los inversores empiezan a dudar hasta de su sombra y al que habrá que combatir sin el gas ruso. A nivel doméstico, la propuesta energética del PP presentada -por fín- vuelve a olvidarse de los compromisos del Milenio en un alarde de posibilísimo del que Bruselas, seguramente, algo dirá si su tramitación sigue adelante.

Los inversores más pesimistas recogían beneficios en Acciona Renovables (-0,43%). Soltec (-1,51%) o HolaLuz (-2,35%).

Los más optimistas apoyaron valores como Umbrella (+9,4%), Audax Renovables (+1,26%), Eidf (+2,94%) y Solaria (+2,74%). Un valor sobre el que, curiosamente, Intermoney Valores mantienes recomendación de vender apenas una semana a antes de que la compañía presente resultados del primer semestre del ejercicio.La compañía, que este martes cotizó a 21,4 euros por título; lo que le da una capitalización de 2.600 millones de euros. Una cifra importante aunque aún bastante por debajo de los 3.600 millones que los analistas de Intermoney Valores le dan como valor de empresa.

Las dudas de esta casa de Bolsa radican en muy complicado que pueda alcanzar su guía de 6.200 MW en 2025, y más difícil aún los 18.000 en 2030. Recientes recortes en nuestras estimaciones de incremento de capacidad tuvieron un impacto limitado en nuestra valoración. Los objetivos fijados por la empresa al cierre del primer trimestre incluían tener en operación en 2030, 1.200 MW de eólica, y 5 GW en Italia; algo que, hoy, los analistas califican de “aventuradas”. Esto, unido a un coste medio el capital (WACC) del 7%, les hace pensar que “ los riesgos de la actividad demostrada con los cambios ad hoc en regulación en España [son] razones que nos hacen ser cautelosos con el valor”.

El gancho de las subastas

Y es que en el fondo de ese optimismo habita -como ya informó este diario-, la ex¬pec¬ta¬tiva se basa en las pró¬ximas subastas de re¬no¬va¬bles anun¬ciadas por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), su¬mido en una crisis de ideas e in¬cen¬ti¬vos.

La cuarta subasta del Régimen Económico de Energías Renovables (REER), prevista ara el 22 de noviembre próximo, tiene el objetivo de acelerar la electrificación de la economía. Para ello, se subastarán 1.800 MW para solar fotovoltaica y 1.500 MW para eólica.

Los proyectos adjudicados obtendrán un precio fijo por la energía que generen durante los primeros 12 años de actividad, dejando cierta exposición al mercado. Las instalaciones que dispongan de capacidad de gestión tendrán una exposición al mercado del 25%; en caso contrario tendrán una exposición del 5%.

Pero antes, una tercera subasta, prevista el 25 de octubre, ofrece capacidad para 520 MW de solar termoeléctrica, biomasa, fotovoltaica distribuida y otras tecnologías.

a rentabilidad de los proyectos adjudicados dependerá de varios factores, como el precio ofertado y los costes a la hora de la instalación. En las subastas de enero y octubre de 2021, donde gran parte de los proyectos fueron adjudicados a precios inferiores a 30 euros el MWh, la firma estima que obtendrán una rentabilidad limitada o negativa, tras el aumento de precio de las materias primas y los costes de transporte, perdiendo los avales depositados y las ventajas de financiación.

Artículos relacionados