Es el peor gran ín­dice en el cómputo de julio y el arranque del mes de agosto

La inseguridad jurídica relega al Ibex-35 a la cola de las bolsas mundiales

El im­puesto a bancos y ener­gé­ticas deja un saldo de­solador en el se­lec­tivo

ibex
ibex

Se acabó lo que se daba. La pro­gre­siva co­rrec­ción del des­fase acu­mu­lado por el Ibex 35 res­pecto a los grandes ín­dices mun­diales ha te­nido un final abrupto este ve­rano. La in­se­gu­ridad ju­rí­dica que ge­neran los im­puestos de 3.000 mi­llones sobre la banca y de 4.000 a las em­presas ener­gé­ticas en los dos pró­ximos años re­lega este ve­rano al Ibex 35 a la cola del pe­lotón de los grandes ín­dices bur­sá­tiles mun­dia­les.

Las cifras no arrojan dudas. El Ibex es el peor gran índice de Europa en estos primeros compases del de agosto. Y si se computa el último mes, ningún otro se queda tan lejos de la cabeza. El selectivo apenas sube un 2% en este período, frente al avance de más del 10% el Euro Stoxx 50 de los grandes valores de la zona euro o el 7% del S&P estadounidense. Pero es que la comparación con el MIB italiano tampoco deja el Ibex en buen lugar.

A pesar de las enormes tensiones que ha generado la dimisión de Mario Draghi y la subida de la prima de riesgo transalpina -como la española, ha debido ser apoyada por el BCE para evitar males mayores- la bolsa italiana sube en torno a un 9% en el último mes. Es verdad que la bolsa española sigue bajando menos que el resto de las de la zona euro en lo que va de año, pero el plus que le asignaba su descuento histórico se está diluyendo.

"Hay un problema, y es de confianza. Si tocas -como ha hecho el Gobierno- a los dos sectores clave de la bolsa española sólo se puede esperar que las grandes gestoras mundiales rebajen su exposición a España. Algo que estamos viendo con toda claridad este verano, en el que el dinero se está yendo a un mercado bursátil más blindado como es el alemán o, al otro lado del Atlántico, hacia el Nasdaq, que estaba muy castigado", señalan en una gran gestora nacional.

El gran problema es que el 'impuestazo' del Gobierno ha quitado fuerza a una temporada de resultados irregular pero que, tanto en el sector bancario como en el energético, no está dejando malas noticias. Las reuniones con los analistas posteriores a la presentación de los resultados del primer semestre han girado más sobre el impacto de la tasa en las cuentas de 2022 y 2023. Los inversores quieren atar bien el efecto de la tasa antes de volver a tomar posiciones.

Con estas cartas sobre la mesa y con una posible batalla legal dura y de mucho desgaste entre el Gobierno y los sectores afectados, la bolsa española palidece. En el año de la gran subida de los tipos de interés -hay quien los ve más cerca del 2% que de 1,5% en la zona euro cuando acabe 2022- que tanto propulsó a la banca en bolsa en el primer semestre, ahora la panorámica general es muy deprimente.

La banca española pierde alrededor de un 5% de su valor en el parquet en lo que va de año. Como es la más beneficiada por la subida de tipos, lo sigue haciendo sensiblemente mejor que la europea en 2022, pero con muchos matices. En el último mes, las entidades españolas lo hacen igual que las grandes del continente por el impacto del impuesto

"Será dificilísimo que el Ibex 35 remonte el vuelo sin el apoyo de los dos grandes sectores. Había una gran oportunidad de reducir la distancia perdida con las mayores bolsas europeas en los últimos años, pero el golpe del impuesto ha sido tremendo en términos de confianza. Si hay que invertir en bancos o gran energéticas europeas, hay muchas alternativas a los valores españoles después de la temporada de resultados. En conjunto, los resultados de los bancos europeos han sido muy buenos. Hay donde elegir", señalan fuentes bursátiles.

Artículos relacionados