BOLSA

Fluidra, terreno movedizo

No co­rren buenos tiempos para Fluidra que sigue per­diendo po­si­ciones in­cluso en tem­po­rada ve­ra­niega, la más fa­vo­rable para su ne­go­cio. Su co­ti­za­ción, de he­cho, ha en­trado en una es­piral ba­jista que apunta di­rec­ta­mente hacia ni­veles de prin­ci­pios de 2020, justo antes de con­ver­tirse en una de las es­tre­llas del mer­cado al mul­ti­plicar su precio por más de tres en poco más de un año.

La multinacional, líder mundial en el negocio de equipamiento para piscinas, está ahora, sin embargo, haciendo penitencia por esos excesos. Ni siquiera los buenos resultados del semestre parecen convencer al mercado, pese a que le han permitido incluso mejorar sus previsiones para el conjunto del año con una mejora de ingresos de al menos dos puntos.

Al cierre del primer semestre, la compañía obtuvo un beneficio de 166,5 millones de euros, ligeramente por debajo de la cifra contabilizada en igual período del año pasado.

No obstante, se sigue viendo afectada por las incertidumbres generadas tras el proceso de refinanciación llevado a cabo en enero. Entre tanto, la deuda neta del grupo a junio ha aumentado en 463,9 millones hasta los 1.244,6 millones, mientras que la deuda financiera neta se sitúa en 1.052,9 millones, 406,6 más que hace un año.

Y es que cuando Fluidra se las prometía muy felices con la normalización de la cadena de suministros, el mercado ahora le vuelve a meter presión con una inflación desbocada y una crisis energética que amenaza la evolución del consumo y, por tanto, de sus ingresos.

Eso está obligando a los analistas a corregir sus estimaciones, aunque sigan respaldando al valor. JP Morgan, por ejemplo, acaba de recortar su precio objetivo sobre Fluidra de 36 a 30 euros por acción, aunque ha reiterado su recomendación de comprar pues esta valoración se mantiene cerca de un 75 % por encima de su actual cotización de mercado.

En general, el precio objetivo medio de las últimas recomendaciones se mantienes sobre los 31 con lo que existe una notable divergencia con la posición del mercado y de los analistas técnicos. Estos últimos señalan que ahora mismo el valor no tiene un suelo firme al menos hasta las inmediaciones de los 15 euros tras acumular una caída anual del 45 %, hasta los 18,6 euros actuales.

Artículos relacionados