BOLSA

GAM, intensa volatilidad

Los in­ver­sores más agre­sivos están ha­ciendo su agosto con GAM gra­cias a la in­tensa vo­la­ti­lidad a la que se está viendo so­me­tida la com­pañía. Tan pronto es capaz de ganar un 8 % en una se­sión como en­ca­denar va­rias jor­nadas con­se­cu­tivas de caídas en la que pierde todo lo ga­nado o más.

Un constante movimiento de ida y vuelta entre los 1,2 euros y los 1,4 euros por acción que los más avispados están aprovechando para entrar y salir a toda velocidad con sustanciosos beneficios, pero con un alto riesgo de verse pillados pues se trata de una compañía con volúmenes de negocio muy limitados.

Esta sería la única razón, según los operadores más tradicionale,, que justificaría estos movimientos tan desproporcionados en una compañía sin grandes noticias ni excesivos problemas financieros que pudieran explicar estas alteraciones.

De hecho, los resultados presentados a principios del mes de agosto deberían haber ayudado a calmar las aguas, pero ni por esas. GAM ha cerrado el primer semestre con un beneficio de 2,4 millones de euros frente a las pérdidas de 0,8 millones en igual período del año anterior tras mejorar un 39 % sus ingresos.

Un regreso a la senda del beneficio en medio de un entorno económico complejo, marcado por las tensiones inflacionistas, el incremento de costes y los problemas en la cadena de suministros. Con todo, el grupo ha logrado altos crecimientos y mejoras en la rentabilidad en todas sus líneas de negocio.

Todo ello permite al grupo encarar esta segunda mitad del ejercicio con moderado optimismo, reiterando la ruta fijada en el Plan Estratégico. Esta situación en nada explicaría las tensiones vividas en su cotización. El valor pierde un 15 % en el conjunto del año y se acerca peligrosamente hacia el suelo técnico en torno a los 1,2 euros. Si se mantiene la pauta de estas semanas, a partir de ahí cabría esperar un posible rebote hacia la cota 1,4 euros.

Artículos relacionados