PSOE y PP, in­ca­paces de al­canzar un Pacto de Estado en energía ante las fu­turas elec­ciones

Sánchez salva un plan de ahorro energético muy aguado y sin consenso político

Alemania y Francia apli­carán re­cortes más drás­ticos ante po­si­bles pro­blemas de gas

Eficacia energética.
Ahorro energético.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha sa­cado ade­lante su plan de ahorro ener­gé­tico -muy aguado com­pa­rado con los anun­ciados por Francia y Alemania- y se tra­mi­tará en el Congreso como pro­yecto de ley, lo que per­mi­tirá la in­tro­duc­ción de en­mien­das, tal y como el PSOE había pro­me­tido. El pre­si­dente Pedro Sánchez ha sal­vado la cara gra­cias al apoyo final de PNV, ERC y EH-Bildu que, en prin­ci­pio, se ha­bían mos­trado muy crí­ticos con las me­didas y, al fi­nal, han clau­di­cado como viene siendo ha­bi­tual.

Mucho ruido para un proyecto que busca afrontar los problemas del suministro del gas y su disparatado precio, pero menos ambicioso que los recortes que habrá en Alemania y Francia. El Gobierno alemán pretende recortar el consumo de gas un 2% y ahorrar cerca de 11.000 millones de euros en seis meses. Francia, por su parte, ha comenzado por apagar los luminosos de comercios desde el cierre a la apertura y obligar a bajar el aire acondicionado, pero está estudiando rebajar el consumo de energía un 10% en dos años.

La convalidación del real decreto que el Consejo de Ministros aprobó el pasado 1 de agosto y que tanta polvareda ha levantado en el PP con el PSOE, queda ahora pendiente de la tramitación en el Parlamento y las posibles modificaciones que se introduzcan. Los partidos contarán con un plazo máximo de un mes para presentar enmiendas, con lo que la norma podría ser definitivamente aprobada en octubre próximo.

El PP ha anunciado que presentará su propio plan energético y no cabe esperar que se logre un Pacto de Estado mucho más ambicioso, con medidas a largo plazo, y compromisos de los dos principales grupos de realizar una política energética de mayor calado. La proximidad de las elecciones municipales y autonómicas en mayo de 2023 y las generales en noviembre impedirán llegar a un acuerdo.

PNV y ERC claudican

Ha sorprendido que el PNV que se había mostrado durante todo el mes de agosto reticente a dar su respaldo al Gobierno de coalición haya dado marcha atrás y apoye las medidas. Habrá que ver si en la tramitación parlamentaria logra introducir alguna enmienda o sigue aplicando la política del avestruz.

La reunión del Gobierno con los consejeros de las autonomías para analizar las medidas de ahorro que se pusieron en marcha a partir del día 10 de agosto acabó precisamente como el rosario de la aurora, con el PP enfrentado al Ejecutivo, y PNV y ERC divididos. Los dos partidos en coalición dijeron en ese momento que aceptaban con condiciones el plan, como más ayudas y mayor flexibilidad, alegando que tienen sus propios programas energéticos.

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, afirmó taxativamente que “ni hay cambios ni hay aplazamiento”. Es decir, que el plan entraría en vigor el 1 de septiembre, sin modificaciones. Posteriormente, ni lo uno ni lo otro. PNV y ERC han recogido velas y la ministra Ribera ha abierto la mano, por mandato de Sánchez, a introducir modificaciones.

En todo este mes, el Gobierno vasco ha repetido hasta la saciedad que tiene su propio plan de ahorro, que Sánchez no tiene que marcarles la agenda porque consideran que la sociedad vasca es lo suficiente adulta y responsable. Además, sostiene que el real decreto es “más efectista que efectivo”. Al final, un día antes, de la votación anunció que apoyaría el paquete de medidas.

ERC pedía igualmente un aplazamiento, basándose en que ya está poniendo en práctica medidas de ahorro energético pero todo ha quedado en simples críticas y habrá que ver el compromiso de ayudas que ambas formaciones políticas han arrancado del Gobierno. Tanto PNV como ERC critican que no se haya buscado el compromiso con las autonomías.

En cuanto al PP, defenderá en el Congreso su propio plan energético y, de momento, deja a las comunidades donde gobierna capacidad para recurrir el decreto ante el Tribunal Constitucional, tal y como ha anunciado la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Vox, por su parte, ha anunciado que lo recurrirá ante el Constitucional.

Los precios de luz y el gas, desbocados

Mientras tanto, el precio del gas en el mercado de referencia en Europa sigue disparado por encima de los 310 euros/MWh. El coste de la luz se sitúa en los 318,29 euros/MWh. De no ser por el mecanismo de la excepción ibérica para topar el precio del gas para la generación eléctrica, la media en España estará en 500,13 euros/MWh.

En el resto de Europa, los precios del mercado eléctrico están igualmente disparados. En Francia, se sitúan por encima de los 706 euros/MWh, mientras que en Alemania asciende a 699 euros, en Bélgica 700 euros y Países Bajos a 693 euros.

Artículos relacionados