PDT Partners se po­si­cio­naba en julio contra el valor con un 0,49 % del ca­pital

Indra mantiene las dudas del mercado

Las ac­ciones de Indra se mueven en los 8,5 euros tras perder un 4 % % en agosto

Indra
Indra

Al mer­cado no le gusta nada el in­ter­ven­cio­nismo. Quizás por eso el enorme cas­tigo que está su­friendo Indra en las úl­timas se­manas tras la en­trada a saco del Gobierno, con su ayuda del pre­si­dente francés de Prisa, Joseph Oughourlian, en su di­rec­ción. Los sa­cri­fi­cados ac­cio­nistas par­ti­cu­lares -y al­gunos ins­ti­tu­cio­na­les- temen que un ex­ceso de con­trol hacia de­ter­mi­nados in­tereses más allá de los pu­ra­mente fi­nan­cieros pueda re­vertir en un fu­turo la buena marcha de la com­pañía semi es­ta­tal.

Las tensiones en el grupo generadas por el reciente giro en la dirección han generado un terremoto en el consejo con la dimisión de varios consejeros e, incluso la judicialización del proceso, poniendo al valor en un brete en un momento de mercado bastante delicado con la guerra de Ucrania y la elevada inflación.

Todos estos movimientos han generado una fuerte incertidumbre entre los accionistas. Una situación que algunos fondos han aprovechado para acentuar sus posiciones cortas después de un tiempo sin grandes presiones. Es el caso de PDT Partners que a finales de junio se posicionaba contra el valor con un 0,49 % del capital. El total de posiciones cortas en la actualidad se encuentra en el 1,5 %.

La firma parece entender así que la mayor que la presión política externa pueda acabar siendo un lastre en las buenas cifras del grupo que al cierre del primer semestre contabilizó un récord en la cartera de pedidos con más de 6.000 millones de euros. Todo ello gracias a una intensa actividad que le ha permitido cerrar junio con un beneficio de 66 millones de euros, cerca de un 20 % más.

Algunos analistas, sin embargo, piensan todo lo contrario. Consideran que las elecciones que se avecinan para el año que viene y las mayores inversiones militares, con un aumento de las exigencias de la OTAN para aumentar el gasto hasta el 2 % a finales de la década son factores suficientes para esperar un repunte del valor.

Así lo creen los expertos de JP Morgan, el banco estadounidense de inversión ha elevado recientemente su precio objetivo sobre Indra de 10,7 a 12 euros por acción. Esta valoración le confiere un potencial alcista a la empresa tecnológica y de defensa de más del 40 % desde su actual cotización de mercado.

Las acciones de Indra se mueven en torno a los 8,5 euros por acción tras perder un 4 % % en el mes de agosto, que eleva las pérdidas en el acumulado del año a cerca del 10 % con un perfil técnico, apuntan los expertos, claramente bajista, aunque no se descarta un posible rebote si logra consolidar este nivel.

.

Artículos relacionados