Globalia se man­tiene como ac­cio­nista de re­fe­rencia de la com­pañía

Air Europa emprende el camino sin retorno de su venta a Iberia

IAG eje­cuta el prés­tamo par­ti­ci­pa­tivo de 100 mi­llones y se hace con el 20% de la ae­ro­línea

Air Europe.
Air Europe.

El grupo his­pano bri­tá­nico IAG, pro­pie­tario de Iberia y British Airways, no quiere in­ter­fe­ren­cias en sus ne­go­cia­ciones para com­prar Air Europa. Tras ase­gu­rarse la ex­clu­si­vidad de las ne­go­cia­ciones por 35 mi­llones de eu­ros, el grupo aéreo que pre­side el es­pañol Luis Gallego ha de­ci­dido eje­cutar el cré­dito par­ti­ci­pa­tivo de cien mi­llones de euros que hace apenas cinco meses con­cedió a Air Europa, según ha co­mu­ni­cado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Dicho crédito, equivalente al 20% de su capital, supone valorar la compañía de la familia Hidalgo en 500 millones. Justo la mitad de lo acordado en noviembre de 2019 entre IAG y Globalia aunque la crisis económica y sanitaria acabaron por ‘echar al traste’ dicha valoración inicial.

De este modo, Air Europa emprende el rumbo hacia un nuevo propietario aunque desde el grupo empresarial de los Hidalgo se insiste en que la entrada de IAG en su accionariado “refuerza el proyecto de Globalia, que seguirá siendo accionista mayoritario de Air Europa”.

Sea como fuere, la crisis y la enorme deuda acumulada por Air Europa -como la inmensa mayoría de su sector- decidieron a Globalia iniciar las negociaciones para su venta aunque en el precio está la disputa… Porque esta cifra en que se valora hoy Air Europa coincide con la última oferta que el gigante hispano-británico presentó a Globalia y que el empresario salmantino rechazó para dar por rotas las negociaciones.

Air Europa cuenta en su accionariado tanto con IAG como con la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi). Los créditos concedidos por el grupo público español a la aerolínea de Globalia ascienden a 240 millones de euros que, en caso de ejecutarse, les darían una participación conjunta del 68% si se da por buena dicha valoración de la compañía aérea. Hay que tener en cuenta que el pasivo exigible de la aerolínea que preside desde hace dos meses Jesús Nuño de la Rosa ascendía al cierre del pasado ejercicio a 992 millones de euros, de los que 250 millones corresponden mayoritariamente al pago de la flota. Esa deuda supone casi el cuádruple de la de 2019, antes de la pandemia cuya consecuencia fue la entrada en pérdidas de la compañía que superaron los 304 millones al cierre de 2021.

Futuro reforzado

La decisión de IAG supone un paso más en su estrategia de crecimiento tanto del negocio a futuro como en sus posiciones de mercado actuales. Por un lado, Air Europa se vislumbra como la pata en la que asegurar la supremacía de sus marcas en el importante hub latinoamericano que es el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid-Barajas. Por otro, la integración de la aerolínea mallorquina aporta una dimensión casi vital para competir con gigantes como Lutfhansa.

Según anticipaban antes de la campaña de verano los analistas del mercado, IAG es de las aerolíneas mejor posicionadas para realizar adquisiciones gracias a su gran liquidez (más de 12.000 millones de euros). Pero también por ser ya el tercer grupo aéreo europeo por facturación (25.000 millones en el primer trimestre) y contar con más de 110 millones de pasajeros transportados. De hecho IAG es el único gran operador aeronáutico rentable y generador de caja. El grupo cuenta con la ventaja de su liderazgo en el corredor atlántico una escasa exposición a Ásia (por tanto, poco influido por la guerra de Ucrania que ha obligado a desviar rutas con el consiguiente aumento de costes).

Sus principales competidores son Air France-KLM y Lufhtansa que, por dimensión en pasajeros e ingresos superan a IAG, pero que, en una situación normalizada, como lo era el 2019, son menos rentables. De hecho tanto Air France-KLM como Lufhtansa generan menos caja y mantienen un menor ROIC (ratio Return on Invested Capital); o lo que es o mismo ganan menos dinero con los activos de la empresa que IAG. Los ratios del grupo presidido por Luis Gallego reflejan un RoIC superior al 15% y una generación estructural de caja o Free cash flow yield (FCFY) por encima del 10%.

Una situación que los expertos financieros prevén que se mantenga gracias a la “buena integración que hicieron de las distintas compañías que componen IAG y a la negociación de unos costes laborales muy competitivos”.

El mercado está abierto. Las previsiones cifran en dos o, incluso tres grandes grupos aéreos por continente al final del proceso: “hay muchas compañías a las que les va a costar sobrevivir y ahí surgirán las oportunidades de consolidación para las grandes aerolíneas. Aun así, el mercado todavía sigue siendo atractivo y siguen apareciendo nuevas aerolíneas cada año”, añaden en Intermoney.

Artículos relacionados