BOLSA

Squirrel, imagen distorsionada

Los grandes grupos au­dio­vi­suales es­pañoles están de capa caída en estos días ante el cre­ciente temor de que la in­fla­ción frene el con­sumo y eso tenga a su vez un efecto per­ni­cioso en el sector pu­bli­ci­ta­rio, lo que no es des­car­table para mu­chos ana­listas pon­de­ra­dos.

Estos daños colaterales amenazan sobre todo año grupo Squirrel en pleno esfuerzo por hacerse un hueco entre las principales compañías del sector en el país.

Solo en este mes de agosto, la cotización del grupo audiovisual ha sufrido una caída cercana al 5%, cuando el conjunto del mercado, aunque tímidamente, está subiendo. Buena parte de esta debilidad se debe a la reciente ampliación de capital en la que ha captado 10 millones de euros tras colocar el 3,6 % del capital.

Esta operación refleja la alta solidez financiera de la compañía para seguir captando recursos para seguir financiando su crecimiento orgánico e inorgánico. Con la adquisición de BF Distribución el pasado mes de abril, Squirrel Media consolida, por ejemplo, su posición en la generación y distribución de contenidos tanto en lengua hispana como en lengua portuguesa y en lengua italiana, aumentando su diversificación geográfica.

Con todo, la ampliación no ha acabado de sentar bien en el mercado por su efecto dilutivo. El valor ha entrado así en una dinámica negativa en Bolsa, a pesar de unos positivos resultados semestrales.

En estos primeros seis meses de 2022, el grupo ha obtenido un beneficio neto de 5,568 millones de euros, un 20 % más. El Ebitda ha crecido un 37 %, hasta los 7,22 millones d euros, lo que supone un margen sobre ingresos netos del 19,5 %.

Estas cifras, señalan la compañía, constatan una rápida escalabilidad e internacionalización del Grupo, con inversiones relevantes en todas sus unidades de negocio. Para ello siguen añadiendo valor con el fin de consolidarse como un importante “player” global del sector.

De momento, sin embargo, la acción cae cerca de un 20 % en el año. Buena parte de este descenso se ha producido en las últimas sesiones tras la presentación de sus cuentas, acentuando la dinámica negativa que viene sufriendo desde hace algo más de un año.

El valor de hecho, ha puesto en riesgo en estos días el soporte que encuentra sobre los 3 euros por acción. De no lograr asentarse sobre este nivel corre el riesgo de abrir un importante hueco bajista hacia los peores momentos de la pandemia.

Artículos relacionados