Los cinco grandes bancos su­peran los 13.600 mi­llones de be­ne­ficio bruto en el primer se­mestre

Hacienda ingresaría 1.682 millones extra de la banca si se extrapolan sus beneficios a junio

Las en­ti­dades des­tinan mas de 6.800 mi­llones a pro­vi­siones ante el es­ce­nario ma­cro­eco­nó­mico

Pedro Sánchez, pte. Gobierno.
Pedro Sánchez, pte. Gobierno.

El cierre del primer se­mestre para los cinco grandes bancos del país pa­rece cum­plir los cálculos que desde el Gobierno han hecho para es­ta­blecer la nueva tasa, aunque la banca ya ha ad­ver­tido que la con­si­dera con­traria a de­recho ya que se añade a su tasa real fis­cal, que en al­gunos casos es del 30%. Banco Santander, CaixaBank, BBVA, Banco Sabadell y Bankinter han de­cla­rado un be­ne­ficio con­junto antes de im­puestos de 13.675 mi­llo­nes. Al 4,8% que sobre in­gresos re­cu­rrentes quiere pe­na­lizar (margen de in­tereses y co­mi­sio­nes), Hacienda in­gre­saría 1.682 mi­llo­nes.

Por margen de intereses, los cinco grandes han ingresado un total agregado de 23.514 millones encabezados por el Banco Santander con 9.384 millones en el periodo, seguido por BBVA (8.551 millones), CaixaBank (3.156 millones), Bacon Sabadell (1.757 millones) y Bankinter (666 millones). Esta variable representa la diferencia entre la rentabilidad del activo y los intereses pagados por los depósitos de los clientes y otros prestamistas.

Las comisiones ingresadas por estas mismas entidades superan, a 30 de junio, los 11.528 millones de euros; de los que algo más dela mitad corresponden al banco presidido por Ana Botín (5.882 millones, +7%); 2.650 al BBVA (+30%), 1.994 millones (+21,5% en pleno proceso de fusión) a CaixaBank ; 729 millones al Banco Sabadell (+2,8%) y 303 millones a Bankinter (+15%).

Tanto el beneficio antes de impuesto como los ingresos de las entidades son fiel reflejo de la evolución económica de la primera mitad del año y la importante subida en la actividad crediticia de las entidades que reflejan aumentos de su inversión que van del 6% interanual del Santander o el 3,2% de CaixaBank, al 4,1% del Sabadell o el 12,6% anunciado por BBVA.

Sin embargo, la fuerte subida de la inflación como consecuencia de la crisis energética desatada tras la invadió rusa de Ucrania ya se ha dejado notar en el desarrollo económico de la economía mundial que, como en el caso de Estados Unidos, está ya en recesión técnica al acumular dos trimestres consecutivos de retroceso de su PIB.

Mayor productividad y vigilancia

Los ajustes de plantilla y los planes de reducción de costes acometidos por el conjunto del sector han tenido un claro reflejo en esta primera mitad del año con indicadores como la ratio de eficiencia (cociente entre los gastos de explotación y el margen bruto) que encabeza BBVA con el 42% seguida por el Santander 45,4&, el Sabadell 53,7% y Caixabank que, aún con los coletazos de la integración de redes y plantillas por la fusión, al cierre del semestre se situaba en el 56,1%.

En el lado contrario, ele e la inversión crediticia, las entidades parecen haber recuperado el pulso perdido durante la crisis en lo que a morosidad se refiere. Las tasa de salidos han caído sensiblemente en el conjunto de los grandes bancos. La mejor tasa la presenta en el periodo Bankinter . La entidad que dirige María Dolores Dancausa cuenta con una ratio de morosidad del 2,11%, seguida por el Banco Santander (3,05%), CaixaBank (3,2%) y Banco Sabadell (3,31%), Cierra el ranking BBVA,con el 3,7%. Frente a ello, el banco presidido por Carlos Torres Vila es el que mayor ratio de cobertura (total de provisiones sobre el total de créditos dudosos), con el 78%. Le siguen el Santander (71%), CaiuxaBank y Bankinter (65%) y el Banco Sabadell, con el 55%.

Refuerzo del balance

La subida de los tipos de interés tanto en Europa como en Estados Unidos y en los principales mercados en los que opera la banca española, si bien hace prever una mejora en los márgenes (según el Gobierno, alta; moderada y poco apreciable a corto plazo según la banca) también presenta un panorama poco prometedor para el futuro. Por ello, buena parte de las entidades ha acompañado estos resultados de la ‘recuperación del Covid’ con una sustantiva dotación de provisiones.

El fortalecimiento del balance, especialmente intensivo en ejercicios anteriores por la crisis sanitaria y económica, vuelve a estar encabezado por el Banco Santander (4.735 millones) y CaixaBank (1.397 millones) que están acompañados en este ‘podio’ particular por el Banco Sabadell. La entidad que dirige César Gonzalez-Bueno (475 millones en dotaciones) prácticamente quintuplica los saneamientos realizados por BBVA que, en la primera mitad del año, ha comunicado unas provisiones de 94 millones de euros, lo que representa un recorte del 57,1% con respecto a la primera mitad de 2021. Bankinter casi duplica al banco vasco, con 161 millones.

Con todo, la posición de solidez del balance es común a las grandes entidades financieras españolas que superan con creces las exigencias de colchón de capital impuestas tanto por el Banco de España, como, por el BCE. En el caso del Santander, al ser considerado como Entidad de Importancia Sistémica Mundial (EISM) ha de cumplir con un colchón de capital asociado del 1% en términos de capital de nivel 1 ordinario (CET1) sobre el importe total del riesgo, el más alto del sector financiero español.

CaixaBank, tras la fusión con Bankia, ha visto como el BCE subía su exigencia de capita “debido al incremento de su nivel de importancia sistémica”. El regulador europeo ha aumentado al exigencia de su colchón de capital para la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri hasta el 0,5% aunque se hará de forma paulatina; de modo que para el ejercicio de 2022, la exigencia es del 0,375%; para acabar con el 0,5% en 2023. Al BBVA se le exige un colchón del 0,75% y el 0,25% al Banco Sabadell.

El capital tier1 o CET1(acciones ordinarias y reservas más participaciones preferentes y los instrumentos híbridos), se calcula como porcentaje sobre los activos ponderados por riesgo. Por tanto, cuanto mayor sea la cifra, más garantías de solvencia tiene el banco.

Ante dichas exigencias, las cinco grandes entidades españolas ofrecen ratios CET1 fully loaded (calculados según las exigencias del Acuerdo de Basilea III) de dos dígitos. El Santander cuenta con un CET1 del 12,05%; aunque en términos absolutos el Sabadell es el que más refuerza su balance con el 12,48% seguido por CaixaBank y el BBVA con el 12,45%, mientras Bankinter se queda en el 11,9%.

En términos de rentabilidad sobre fondos propios, excluidos los intangibles o RoTE (return on equity), BBVA encabeza la lista (14,8%) seguido por Santander (13,7%), Bankinter (12,3%), CaixaBank (7,9%) y Sabadell (7%).

Artículos relacionados