El Banco de España in­siste en la mo­de­ra­ción de sa­la­rios y már­genes para atajar la in­fla­ción

El FMI recorta en ocho décimas, hasta el 4%, el crecimiento de PIB de España en 2022

De Cos (BdE) prevé una re­vi­sión li­gera del cre­ci­miento de 2022 y algo más pro­nun­ciada en 2023

Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI.
Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha re­ba­jado su pre­vi­sión de cre­ci­miento del PIB para todo el mundo, in­cluida España, de­bido a las im­pli­ca­ciones de la in­fla­ción en Occidente, una ra­len­ti­za­ción peor de lo es­pe­rado en China y las con­se­cuen­cias de la guerra en Ucrania. España cre­cerá un 4% en 2022, lo que su­pone una re­baja de ocho dé­cimas frente a las pre­vi­siones pu­bli­cadas en el mes de abril. La caída del PIB será más pro­nun­ciada el eker­cicio que viene de per­sistir la guerra de Rusia contra Ucrania.

Esta revisión moderada del crecimiento por parte del FMI coincide con la del gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, que ha sostenido que la revisión prevista por parte de la institución de las perspectivas de crecimiento del PIB de 2022 podría ser ligera y "algo más pronunciada" para 2023.

Según el informe 'Perspectiva Económica Mundial', publicado este martes, el FMI considera que en 2023, España contabilice un crecimiento del 2%, lo que supone una abultada reducción de 1,3 puntos respecto a los pronósticos de hace tres meses. De esta forma, el organismo estima que el crecimiento en el cuarto trimestre de 2022 frente al mismo periodo del año pasado será del 1,3%, mientras que en el cuarto trimestre de 2023 será del 2,3%.

La rebaja del FMI de produce el mismo día que el Gobierno español ha publicado sus propias previsiones. El Ejecutivo ha decidido dejar sin cambios los pronósticos de crecimiento del PIB en 2022 en el 4,3%, mientras que para 2023 el alza ha quedado situada en el 2,7%, ocho décimas menos.

En el conjunto de la zona euro, el crecimiento este año será del 2,6%, dos décimas menos que las previsiones anteriores. El FMI ha explicado que la abultada mejora en las perspectivas de Italia (siete décimas más, hasta el 3% en 2022) por mejoras esperadas en turismo y actividad industrial, no ha podido compensar los descensos en Alemania, Francia o España.

Así, el Fondo estima que el crecimiento de Alemania será de un 1,2% en 2022, nueve décimas menos, mientras que el de Francia se situará en el 2,3%, seis décimas menos que las previsiones publicadas en el mes de abril.

De cara al año que viene, las previsiones de la zona euro se han revisado a la baja en 1,1 puntos, hasta el 1,2%. De su lado, Alemania crecerá un 0,8% (1,9 puntos menos); Francia, un 1% (cuatro décimas menos); e Italia, un 0,7% (un punto menos).

A nivel general para Europa, sin especificar por países, el Fondo ha señalado que un cese completo de las exportaciones rusas de Gas afectaría de forma significativa a la inflación y provocaría racionamiento de energía. Esto, a su vez reduciría el crecimiento de la zona euro aún más este año y el que viene.

Banco de España

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha sostenido que la revisión prevista por parte de la institución de las perspectivas de crecimiento del PIB de 2022 podría ser ligera y "algo más pronunciada" para 2023.

Lo ha dicho este martes en la sesión de Foros de Vanguardia 'Inflación y crecimiento: retos para la política económica' en La Pedrera, horas después de que el Gobierno haya mantenido su previsión de crecimiento en el 4,3% para este año y haya recortado ocho décimas su estimación hasta el 2,7% para 2023.

El máximo responsable del banco central español ha sostenido que va a haber una revisión a la baja en el crecimiento económico en septiembre, y ha destacado que el tercero y cuarto trimestre del año son importantes para el "efecto arrastre" del año que viene.

En la actual situación económica, el gobernador ha insistido en que el comportamiento de los márgenes y los salarios es "fundamental" para evitar una espiral inflacionista, y lo ha situado como el objetivo principal y prioritario del pacto de rentas.

"Este pacto consistiría en un acuerdo entre empresas y trabajadores, en el marco del diálogo social, para compartir la inevitable merma de renta nacional que implica el aumento de los precios de las importaciones de materias primas", ha añadido.

DESINDEXACIÓN TEMPORAL Sobre esta contención de rentas, desde su punto de vista hay que lanzar un "mensaje contundente" en contra de la indexación tanto para el sector privado como público, incluidos salarios públicos y pensiones.

"En el caso de pensiones, estamos haciendo esta propuesta excepcionalmente en el periodo inflacionista, esto sería compatible con indiciar pensiones con inflación", ha dicho, en referencia a evitar la indexación a nivel temporal mientras dure el periodo inflacionista.

En materia fiscal, ha llamado a evitar un impulso fiscal generalizado y el uso de cláusulas de indexación automáticas en las partidas de gasto, y centrar los esfuerzos en el apoyo a los hogares de rentas más bajas.

"Es muy importante que las medidas sean de carácter temporal para no generar un incremento adicional del déficit público estructural y evitar distorsiones significativas sobre las señales proporcionadas por los precios", ha añadido.

INFLACIÓN AL 2% A LARGO PLAZO Ha augurado una estabilización de los precios energéticos en el largo plazo "si no hay nuevas disrupciones", lo que junto con la política monetaria debe derivar en el retorno de la inflación al objetivo del 2%.

Hernández de Cos cree que la inflación se mantendrá alta en el corto plazo, dada la actual situación de incertidumbre y la posibilidad de que se produzcan "disrupciones graves" en el suministro energético a Europa.

Sobre la guerra, el gobernador ha dicho que esta ha revelado las dependencias de la Unión Europea en sectores clave, como la energía, y que ha puesto de manifiesto la necesidad de responder de forma conjunta a los riesgos comunes: "La respuesta a la guerra de Ucrania debe ser, una vez más, más Europa".

Sin embargo, ha advertido de que, a pesar de todas las recientes mejoras, un marco que garantice la sostenibilidad de las finanzas públicas es imprescindible para el buen funcionamiento de la Unión Económica y Monetaria (UEM), así como completar la unión bancaria.

Artículos relacionados