BOLSA

Acerinox, una baraja marcada

El perfil téc­nico de Acerinox se ha con­ver­tido en una au­tén­tica mon­taña rusa al mo­verse entre las in­cer­ti­dum­bres glo­bales y sus buenas pers­pec­tivas de ne­gocio par­ti­cu­la­res. Una dis­yun­tiva que está vol­viendo locos a los in­ver­sores que no acaban de saber a qué carta que­darse.

El entorno económico derivado de la guerra en Ucrania ha dejado un terreno minado por una grave crisis energética, una inflación desbocada y un claro riesgo de recesión de las principales economías mundiales. Eso sin olvidar un posible parón por las restricciones del gas ruso.

Al respecto, los expertos de SelfBank apuntan a que “las transformaciones geopolíticas en los próximos años van a tener implicaciones en diversos ámbitos socioeconómicos como el comercio global, la defensa o el protagonismo de las ciudades e infraestructuras”.

En este sentido, algunas compañías con alta exposición a estas tendencias pueden beneficiarse, entre otros, de factores como la polarización del mundo en bloques que frenará el proceso de globalización y reconfigurará las cadenas de suministros hacia ámbitos más regionales. Eso requerirá grandes inversiones y el impulso de energías alternativas.

Al mismo tiempo se acelerará el proceso de desplazamiento de la población a las ciudades. Eso requerirá nuevas infraestructuras físicas. A ello se añadirá una presión demográfica con el descenso de la población en edad de trabajar, generando tensiones que perpetúen un escenario de inflación alta en los próximos años.

Con estas cuestiones sobre la mesa, los expertos de SelfBank han seleccionado un pequeño grupo de empresas que pueden beneficiarse a medio plazo de las dinámicas impuestas por las nuevas condiciones geopolíticas, y entre ellas estaría Acerinox.

La empresa española líder en producción y venta de aceros inoxidables B2B con presencia en los cinco continentes destacaría por su liderazgo en un oligopolio. Cuenta con una cuota de mercado del 35 % en Estados Unidos y del 26 % en Europa.

Al tratarse de un oligopolio con pocos players, acero de mejor calidad, y producción de bajo coste, tienen contratos “pass through” en los que trasladan los precios a los clientes, además de unos mejores márgenes que la competencia por lo que pueden soportar las guerras de precios.

La localización de sus fábricas en Norteamérica, Europa y África, sin exposición a Rusia y Asia, le permitiría beneficiarse de una probable reorganización de las cadenas de suministro en un mundo de bloques.

Los analistas de esta firma apuntan, por último, que una vez se normalice el ciclo en 2023 podría generar un Ebitda de 800 millones de euros con un múltiplo de 6x por debajo de la media y encima de la actual genera una valoración ajustada de deuda de 4.300 millones de euros. Todo ello supone una rentabilidad anualizada para el inversor de aproximadamente el 20 %.

Artículos relacionados