La em­presa es algo más que solo “torres” con un mo­delo de ne­gocio con ac­tivos ad­ya­centes

Cellnex se quita un enorme peso de encima en Alemania

La co­ti­za­ción de la pro­pie­taria de to­rres re­fleja el aban­dono de la op­ción de Deutsche Telecom

Sin título
Sin título

La es­tra­tegia de cre­ci­miento inor­gá­nico vía ad­qui­si­ciones de Cellnex, con el con­se­cuente es­fuerzo fi­nan­ciero, es­taba ge­ne­rando una sen­sa­ción de ago­ta­miento en el ánimo de sus ac­cio­nis­tas. Así ha que­dado de ma­ni­fiesto en la propia co­ti­za­ción, como re­fleja la fuerte subida ex­pe­ri­men­tada por la com­pañía en Bolsa tras re­nun­ciar a la puja por las to­rres de Deutsche Telekom. Está claro que no todo vale en las es­tra­te­gias ciegas de cre­ci­miento a cual­quier pre­cio.

Se trataba de un paquete de más de 40.000 torres repartidas entre Alemania y Austria y valoradas en unos 20.000 millones de euros. Una operación que obligaba al gestor de torres a un ingente esfuerzo financiero, además de tener que buscar el soporte del fondo de capital riesgo Brookfield con el fin de evitar una nueva ampliación de capital.

Los expertos recuerdan que la adquisición hubiese incrementado la cartera de torres del grupo en cerca de un 25 %. Este crecimiento le habría permitido consolidar su liderazgo en Europa, distanciándose aún más de sus principales competidores como American Tower, Vantage o Totem. Aunque todo ello con un alto coste.

Finalmente, la compañía ha decidido desestimar la operación. Algo que el Bank of America ha aplaudido tanto por su complejidad como por la posibilidad de que rompiera la disciplinada gestión de la inversión.

El banco estadounidense asegura que Cellnex es algo más que solo “torres” con un modelo de negocio con activos adyacentes como las antenas que le ayudará a mantener un gran valor añadido en un escenario de recesión cada vez más probable que obligará a una visión más racional de la asignación de capital ante lo que se pueda avecinar.

Por este motivo, una vez descartada la compra de estos activos, la firma ha elevado moderadamente las previsiones de ingresos del grupo a largo plazo y, en consecuencia, ha mejorado su precio objetivo de 60,5 a 61,5 euros frente a los 42 euros en los que cotiza en la actualidad, por lo que ha reiterado su recomendación de comprar.

También ha reaccionado muy bien el mercado ante esta prudente retirada. Las acciones de Cellnex han repuntado cerca de un 14 % este mes -ya se venía barruntando esta posibilidad-, reduciendo su caída anual por debajo del 20 %. Una mejora del perfil técnico que tiene ahora como principal techo el nivel de los 45 euros por acción.

Artículos relacionados