El Monitor de Innovación

Un es­tudio de PWC ad­vierte de falta de am­bi­ción del Gobierno frente a Europa

El biogás y el biometano serán la alternativa al gas natural de Rusia

Expertos re­claman ma­yores ayudas y un marco re­gu­la­torio si­milar a Francia y Alemania

Coloquio en Naturgy.
Coloquio en Naturgy.

El biogás y el bio­me­tano se con­ver­tirán en la al­ter­na­tiva contra el precio que re­gistra el gas na­tural y será clave en la des­car­bo­ni­za­ción de la eco­nomía es­pañola. España es uno de los países con más po­ten­cial pero, en cam­bio, es­tamos a la cola de la Unión Europea, con un desa­rrollo muy por de­bajo de Francia, Alemania y Dinamarca, ac­tual­mente los países pun­teros de esta apuesta en Europa.

Si el desarrollo del biogás y el biometano se habían incluido en la hoja de ruta de la transición energética que marca Bruselas, la guerra de Rusia contra Ucrania y los cortes de suministro de gas por parte rusa han convertido a estas dos fuentes de energía en la palanca contra el problema del suministro y el precio del gas natural.

Dinamarca es el país europeo que figura a la cabeza de su desarrollo con un 30% del consumo de gas natural procedente del biometano y del biogás. Francia y Alemania tienen como objetivo llegar hasta el 20% en 2030, frente al 3% de España. Bruselas habla de lograr hasta el 8% de media en toda la UE al final de esta década.

Un estudio presentado por la Fundación Naturgy sobre “El biogás y el biometano como palanca clave para la descarbonizacón de la economía española”, elaborado por PWC España y el CIEMAT, destaca el fuerte potencial que España tiene pero advierte de la falta de ambición en los objetivos, si se compara con Francia, Alemania y Dinamarca. Oscar Barrero, socio de PWC, subraya al respecto que, hasta ahora, no se han tenido suficientes esquemas de apoyo, al contrario de lo que ocurre con los países comunitarios mencionados.

Barrero comenta que la falta de ayudas fiscales y la creación de un sistema de garantías de origen son los dos motivos principales por los que en España no se ha producido una mayor implantación del biometano y el biogás como alternativa al uso del gas natural. Según las estimaciones que hace el IDAE, el potencial de producción de biometano y biogás podrá llegar hasta los 20-34 TWh e incluso alcanzar los 137 TWh, según otros estudios. Punto de inflexión motivado por Rusia

Durante el coloquio, Georgely Molnar, analista de la Agencia Internacional de la Energía, ha señalado que en 2022 se ha producido un punto de inflexión en el mundo energético europeo, motivado por la guerra de Rusia frente a Ucrania. Molnar ha destacado al respecto que, por este motivo, se ha producido un cambio en la transición energética y en los objetivos marcados por Bruselas.

En este sentido, ha reconocido que el conflicto ha colocado al biometano en un lugar que nadie esperaba podía producirse. El plan ahora es alcanzar los 10 bcm, equivalentes a 10.000 millones de metros cúbicos anuales de gas en 2025. “De ser así, los países de la UE estarían en condiciones excelentes para llegar hasta los 35 bcm en 2030”, ha comentado el analista de Energía de la AIE.

Molnar considera prioritario establecer dentro de la UE el marco regulatorio adecuado, y ha señalado que los mecanismos de apoyo deben venir de todos lados, no solo de los Estados sino también del lado de la oferta y de la demanda.

Papel relevante en la transición energética

Narcis de Carrera, CEO de Nedgia, ha destacado por su parte que el biometano se ha colocado en la primera línea de la transición energética debido al papel que va a desarrollar no solo como elemento esencial en los objetivos de descarbonizacón, sino también por el potencial que tiene para hacer frente a la demanda eléctrica.

Ha coincido con el resto de participantes en señalar que en España tenemos un plan pero al que “le falta ambición”, ha señalado. Igualmente, ha pedido un mayor apoyo de la Administración y un mecanismo para acelerar los proyectos. Actualmente disponemos de 5-6 plantas de biometano y en proyecto de construcción unas 30. En Europa, funcionan ya del orden de 1.000 plantas. “En Francia hay mucha más celeridad. El permitting (los trámites) lleva en España hasta 48 meses. Hay que hacer una reflexión urgente sobre este punto”, ha comentado.

En cuanto a las redes de gas, ha subrayado que las redes de gas están listas para el biometano, y ha aclarado que las instalaciones de transporte están operativas para hacerlo circular. “Hoy en día, es competitivo, tal y como está el precio del gas natural. Únicamente faltan los apoyos y un plan para acelerar todo”, ha concluido.

Leonor Algarra, subdirectora general de Medio de Producción Ganadera del Ministerio de Agricultura, ha destacado el papel relevante que tendrá para el sector el desarrollo del biogás y el biometano, en la reducción de la huella de carbono. Ha destacado que, la ganadería y la agricultura están implicados en los compromisos marcados por la UE para ser sostenibles. No obstante, ha reconocido que el principal problema de España es la producción de amoniaco originada especialmente por el porcino, pero que el sector ganadero “está cumpliendo”.

Artículos relacionados