BOLSA

Amadeus se queda sin billete alcista

El alza de los pre­cios y la caída del con­sumo están re­ba­jando las buenas pers­pec­tivas res­pecto a unas ci­fras de tu­rismo ré­cord para este año. Un cambio de vi­sión que pasa otra vez fac­tura a las em­presas tu­rís­ticas como Amadeus en los mer­cados fi­nan­cieros cuando to­davía es­taban re­cu­pe­rán­dose de la pan­de­mia.

No hace mucho, la agencia de calificación de riesgos Standard and Poor´s apuntaba precisamente que, a pesar de seguir sufriendo el impacto de la crisis sanitaria, la plataforma de soluciones de viajes estaba entrando en una senda de recuperación “más clara y sólida” gracias a su liderazgo en el sector que le iba a permitir recoger la mayor ansia de los consumidores por viajar después de dos años reprimidos por la covid.

Sin embargo, esta mejora de las perspectivas del sector turístico se está viendo absorbida por la desatada subida de la inflación que está obligando a los clientes a rebajar su tiempo de estancia o incluso a volver a suspender los viajes al no poder asumir la subida de precios.

Motivos que están provocando una rebaja en cadena de las recomendaciones sobre Amadeus. La última ha sido la de Barclays, que ha recortado su estimación de precio objetivo hasta los 65 euros por acción, aunque eso le confiere aún un alto potencial de revalorización, en torno a un 20 %, desde su actual cotización de mercado.

Más severos han sido los analistas de Deutsche Bank. La firma alemana ha recortado la estimación de precio objetivo de 61 a 53 euros por acción debido a las incertidumbres macroeconómicas que llevan a esperar que se produzca una mayor cautela en la inversión corporativa, en especial en empresas de tecnología y servicios informáticos como Amadeus.

En general, los analistas empiezan a reconocer serias complicaciones en el valor, aunque todavía con un cierto margen de recuperación. El precio objetivo medio se sitúa en torno a los 59 euros por acción.

Un moderado optimismo que se pierde del todo si se analiza su perfil técnico. Según los expertos de Renta 4, el precio merodea las zonas bajas del proceso lateral desarrollado en los últimos 20 meses, con mínimos en 48,90 euros. La zona baja de este proceso confluye también con el paso de la directriz alcista que une los mínimos de 2011 con los de 2020.

Esta situación de alargamiento de su rango lateral provoca que los indicadores se estrechen exageradamente, lo que podría acentuar la direccionalidad en caso de pérdida de dicho rango y soporte. A corto plazo presenta resistencia en 55,1 euros. En caso de perder la referencia de los 48,9 euros, la firma aconseja vender.

Artículos relacionados