Se man­tiene la bo­ni­fi­ca­ción de 20 cén­timos en los com­bus­ti­bles hasta el 30 de sep­tiembre

Sánchez recurre a bajar el IVA para reducir la inflación más que el recibo de la luz

El re­corte hasta el 5% será in­su­fi­ciente y pre­ci­sará otras me­didas que se apro­barán el día 25

Bajada del IVA-
Bajada del IVA.

El pre­si­dente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha vuelto a dar un golpe de efecto tras el re­volcón que ha su­frido en las elec­ciones an­da­luzas con una ba­jada del 10% al 5% del IVA en el re­cibo de la luz. Pero los ana­listas ven una doble in­ten­ción en la adop­ción de una me­dida lar­ga­mente re­cla­mada por usua­rios, par­tidos po­lí­ticos y hasta el Partido Popular. Se trata de re­ducir en al menos dos puntos una in­fla­ción ga­lo­pante (8,7% en tasa anual) y así amor­ti­guar el efecto per­verso que los pre­cios pro­ducen sobre la eco­nomía y las subidas au­to­má­ticas en pen­siones y al­qui­le­res.

La medida formará parte del paquete anticrisis que el Ejecutivo aprobará en el Consejo de Ministros extraordinario del próximo sábado 25 para contragolpear el IPC, que en mayo se situó en el 8,7%. Sánchez busca oxígeno de cara a la cumbre de la OTAN y parar cuanto ante el golpe sufrido en Andalucía.

Coste para Hacienda

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda, Gestha, estiman que el coste de bajar el IVA de la luz del 21% al 5% oscilará entre 430 y 460 millones de euros en los próximos tres meses, Gestha calcula que la rebaja del IVA al 5% y la prórroga de la rebaja al mínimo europeo del Impuesto sobre la Electricidad y de la supresión del Impuesto sobre el Valor de la Producción de la Energía Eléctrica tendrán un coste entre 1.360 millones y 1.450 millones en los próximos tres meses, según como fluctúe el precio del Mw/h.

El fracaso de la excepción ibérica que presumía una bajada en el recibo de la luz de entre el 15% y el 20% al topar el precio del gas en 48 euros, ha forzado a acelerar otra batería de propuestas con el objetivo de no adelantar las elecciones generales y aguantar los 18 meses de legislatura que restan. Unidas Podemos intenta por su cuenta colocar al Gobierno contra las cuerdas para que aplique el bisturí a las energéticas con impuestos que pueden ser recurribles en Bruselas, y a lo que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se opone.

Montero ha mostrado ciertas reticencias a elevar en 10 puntos la tasa del Impuesto de Sociedades a las grandes empresas energéticas -Iberdrola, Endesa, Naturgy, Repsol, Cepsa, EDP y Acciona-, con el objetivo de aumentar la recaudación entre 1.500 y 2.000 millones de euros.

En este sentido, ha comentado que comparte el objetivo de que las eléctricas contribuyan en mayor medida a las arcas del Estado por los beneficios que reciben. Pero ha recordado que las figuras tributarias tienen que tener un rendimiento “real” y, a veces, “el Impuesto sobre Sociedades no es el que aporta un mayor rendimiento”, ha subrayado

En cualquier caso, el nuevo recargo fiscal que el Gobierno está intentando aplicar las energéticas no se aplicará este año sino que será en 2023. El Ejecutivo está estudiando con detalle la forma de evitar que el impuesto que se aprueba pueda ser recurrido por el sector en Bruselas.

Otras medidas sociales

Además del hachazo a las energéticas, la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, plantea aprobar un cheque de 300 euros para las personas más afectadas por la crisis y una rebaja del 50% en los precios del abono de transporte para incentivar el uso del transporte público.

La bajada del IVA al 5% había sido reclamada hace días por el PP sin que se tuviera en cuenta pero, ante el fiasco andaluz, el relativo fracaso que ha supuesto hasta ahora el tope al gas, y el IPC desbocado, no le ha quedado otra a Sánchez que reducir la recaudación. Hace justo un año, el Gobierno rebajó del 21% al 10% el IVA en el recibo de la luz, suprimió también el impuesto de generación del 7% y redujo el impuesto especial del 5% al 0,5%.

Este recorte que, en principio, estaba previsto hasta junio, supondrá un coste para las arcas del Estado de unos 7.000 millones de euros. La ampliación que se hará de las mismas más el IVA superreducido del 5% elevarán dicho impacto hasta los 12.000 millones de euros.

El recorte del IVA reducirá la factura eléctrica a todos los consumidores domésticos y empresariales, independientemente del tipo de contrato que tengan, bien sea en el mercado libre o en el mercado libre.

Se mantienen los 20 céntimos en los combustibles

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha confirmado que se mantendrá la bonificación de 20 céntimos al combustible hasta el 30 de septiembre de forma generalizada porque, según ha comentado, “es lo más eficaz”. “Al aplicarse a toda la población, inmediatamente baja el IPC. Es una de las medidas más eficaces que hemos puesto en marcha y vamos a seguir en esa dirección”, ha señalado.

Calviño ha enterrado de esta forma la propuesta de Unidas Podemos sobre si la bonificación de 20 céntimos al combustible debía tener en cuenta los niveles de renta. Lo que realmente le preocupa ahora a Sánchez es el 8,7% de la inflación y cómo lograr que se reduzca el diferencial con el resto de países de la Unión Europea. Todo lo contrario de lo que le interesa a Unidas Podemos que es desgastar todo lo que pueda al PSOE.

Artículos relacionados