LA SEMANA BURSÁTIL

La Bolsa, caída indiscriminada

Los ana­listas coin­ciden en que las de­ci­siones de BCE y Fed de en­du­recer su po­lí­tica mo­ne­taria es el factor clave en el des­plome de los mer­cados fi­nan­cieros in­ter­na­cio­na­les. El Ibex 35 ha su­mado una caída cer­cana al 3 % en las cinco úl­timas se­siones para des­li­zarse hasta los 8.145 pun­tos. El se­lec­tivo va ca­mino de ce­rrar el primer se­mestre con un des­censo del 8%.

Pese a que la subida de tipos de interés está siendo muy agresiva con el fin de contener cuanto antes la desorbitada subida de los precios, este era un escenario ya previsto y en buena medida descontado por los mercados financieros.

Por este motivo, algunos operadores recuerdan la enorme dependencia de los mercados a los algoritmos que copan ya más del 80% de las inversiones en renta variable. Estos algoritmos habrían hecho saltar un buen montón de “stop loss” generando un efecto de pánico en cadena sin hacer discriminación alguna por razón de sector, tamaño o consistencia del valor.

La peor parte en el mes se la están llevando el sector bancario, precisamente valores que deberían salir beneficiados del endurecimiento de la política monetaria, incluso por encima de las posibles incertidumbres por los efectos negativos en sus cuentas por la mayor debilidad económica.

También han sufrido de forma extrema las siderúrgicas, aunque eso parece tener más sentido ante la persistente presión de los precios de la energía que amenazan con paralizar a la industria. A partir de ahí, pocas sociedades pueden presumir de haber salido indemnes de la actual crisis financiera.

Ahora cabe esperar que el Ibex 35 se consolide a corto plazo sobre los 8.000 puntos para una vez sacudido el árbol despejado el terreno para los algoritmos afrontar un nuevo rebote que pueda acercar de nuevo al selectivo hacia terreno positivo en el global del año. Pero, para eso, hace falta algo más de tranquilidad.

Calendario semanal de Bolsa

Los inversores necesitan nuevos y fiables argumentos para volver a tomar posiciones en los mercados de renta variable y parece que esta semana que entra no van a tener demasiados. En los próximos días apenas se esperan indicadores de calado que puedan hacer cambiar el actual sentimiento de desazón.

Este lunes, de momento, apenas destacan las cifras de precios de producción en Alemania, que seguramente seguirán mostrando una fuerte presión inflacionistas o el PIB en el Reino Unido.

Para el martes se esperan las ventas de viviendas de segunda mano en Estados Unidos como el indicador más destacado.

En la sesión del miércoles habrá que prestar especial atención a los datos de inflación en el Reino Unido tanto de IPC como de precios de producción industrial, mientras que en Estados Unidos, donde se publicará el índice hipotecario MBA, todas las miradas estarán puestas en la comparecencia de Jeremy Powell, presidente la Reserva Federal después de subir los tipos de interés en 75 puntos básicos la semana pasada.

La agenda de los mercados financiero internacionales del jueves vendrá algo más cargada de citas importantes con los datos de PMI en la mayoría de grandes economías mundiales. En la zona euro, además, se dará a conocer el Boletín Económico y desde Estados Unidos llegarán la balanza por cuenta corriente, los inventarios de crudo y las habituales peticiones por subsidio por desempleo.

La semana bursátil se cerrará el viernes con el IPC de Japón, las ventas al por menor en el Reino Unido, el PIB de España, cuyo ritmo de crecimiento se habría ralentizado al 5,2 % interanual. En Alemania se esperan los datos de confianza de expectativas económicas y el informe IFO. En Estados Unidos destacarán las ventas de casas nuevas y índice de confianza de la Universidad de Michigan.

Artículos relacionados