Triple ame­naza: pe­tró­leo, gas y elec­tri­cidad

AIE y OPEP coinciden: el mundo se enfrenta a la peor crisis desde los años setenta

Rusia que­dará exi­mida de su cuota de pro­duc­ción, que cu­bri­rían Arabia Saudi o Emiratos Árabes Unidos

Gasolina y Gasóleo.
Gasolina y Gasóleo.

El mundo se en­frenta a una crisis mayor que las que se vi­vieron du­rante los años se­tenta y que tu­vieron como motor la ele­va­ción de los pre­cios del pe­tró­leo. El di­rector eje­cu­tivo de la Agencia Internacional de la Energía, Fatih Birol, se ha mos­trado así de con­tun­dente en una en­tre­vista con Der Spiegel. El má­ximo eje­cu­tivo de la AIE ha ad­ver­tido de que el mundo afronta de forma si­mul­tánea una crisis del pe­tró­leo, otra del gas y una ter­cera de la elec­tri­ci­dad.

“La crisis energética comenzó en el otoño del año pasado, pero la invasión rusa de Ucrania la empeoró mucho, ya que los mercados temen que se interrumpa el suministro de energía desde Rusia, mientras que los gobiernos occidentales imponen sanciones cada vez más restrictivas a Moscú por la guerra en Ucrania”, recuerda el diario digital OilPrice.com

A pesar de que el precio del petróleo haya llegado a rebasar los 120 dólares, el diario estadounidense Wall Street Journal, ha publicado que miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) barajan la posibilidad de eximir a Rusia de los acuerdos de producción de crudo, debido a que las sanciones limitan su capacidad de producción. Esta decisión podría permitir a Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y otros miembros de la OPEP para bombear más petróleo más con el fin de cumplir los objetivos de producción.

Esta noticia positiva se suma a las previsiones recogidas en el último informe mensual de la propia OPEP, que estima un descenso de la demanda mundial de 310.000 barriles diarios de crudo, hasta los 3,36 millones de barriles diarios.

Verano crudo

Con todo, OilPrice advierte que el mundo, especialmente Europa, podría enfrentar un verano de escasez de gasolina, combustible y combustible para aviones, según las palabras de Birol en la entrevista a Der Spiegel.

A comienzo de esta semana, la Unión Europea decidió prohibir las importaciones de petróleo ruso, salvo a Hungría, Eslovaquia y la República Checa, con lo que el suministro por oleoducto queda exento del embargo. A esta intervención de las importaciones de crudo de Rusia se suma la caída en la capacidad de la industria mundial, como consecuencia de la pandemia del Covid.

“La capacidad de suministro de las refinerías, a nivel mundial y en los EEUU, es ahora unos pocos millones de barriles por día más baja que antes de la pandemia”, advierte OilPrice. “Aproximadamente un millón de barriles de petróleo diarios de capacidad de refinería en los EEUU se ha cerrado permanentemente desde el comienzo de la pandemia, ya que las refinerías han optado por cerrar las instalaciones con pérdidas o convertir algunas de ellas en sitios de producción de biocombustibles".

"A nivel mundial, la capacidad de las refinerías también se está reduciendo, especialmente después de que los compradores occidentales, incluidos los EEUU, ya no importen gasóleo de vacío (VGO) ruso y otros productos intermedios necesarios para refinar el crudo en gasolina, diesel y combustible para aviones”.

Artículos relacionados