Monitor de Consumo Bancario

El en­ca­re­ci­miento de los prés­tamos es inevi­table para con­tener la in­fla­ción

El golpe de timón del BCE enfanga a los hipotecados

El Euríbor se dis­para y casi al­canza ya el 1%, su valor más alto en diez años

Euribor
Euribor

La inevi­table subida de los tipos de in­terés ya esta aquí y pone punto y final a las po­lí­ticas ex­pan­sivas que han du­rado más de una dé­cada. Un anuncio his­tó­rico que cierra una era y abre la puerta de la in­cer­ti­dumbre para los usua­rios de hi­po­tecas y cré­ditos fi­nan­cie­ros. De he­cho, el Euríbor a 12 me­ses, que marca la re­fe­rencia del coste de mu­chas hi­po­tecas en España, con­tinúa su es­ca­lada y este martes ha mar­cado un valor diario cer­cano al 1%, un nivel que no toca desde julio de 2012.

Julio ya está marcado en rojo en el calendario como el inicio de un nuevo enfoque económico que tendrá sus damnificados, pero que es imprescindible para suturar la sangría que sufre el tejido productivo.

El colapso logístico global, agravado por la guerra entre Rusia y Ucrania, a propulsado los precios hasta un nivel inaudito. La carestía de los combustibles, la electricidad e incluso los alimentos es una amenaza muy seria para las empresas y los hogares, y constituye el principal motivo de la decisión del BCE.

Una decisión que han tomado otras autoridades monetarias supremas, como la Reserva Federal estadounidense y el Banco de Inglaterra, y con bastante más premura. Con la inflación sobrepasando el 8%, el organismo que dirige Christine Lagarde se ha visto entre la espada y la pared, y ha elegido la pared.

Con el frenazo a las compras de deuda pública, se espera poner un dique inicial que sujete los precios para, a largo plazo, encoger el monstruo inflacionario hasta una cuarta parte de su tamaño actual. Paradójicamente, esto supondrá asumir la escalada en el coste de los préstamos financieros. Sí, estamos hablando de las hipotecas.

Las cuotas crediticias, el 'daño colateral'

Los usuarios de créditos bancarios están llamados a ser el carnero sacrificial de la dieta económica que se inaugurará en julio. Entre ellos, obviamente, se hallan los prestatarios de hipotecas a tipo variable, para los que se acabaron los tiempos del euribor en negativo.

Este índice, al que están referenciados la inmensa mayoría de los préstamos por vivienda variables en España, ya ha iniciado un ajuste al alza que toma cada vez más velocidad, después de años en coma. Sin embargo, la subida de tipos impulsará aún más su escalada, lo que se traducirá en cuotas más caras y, por ende, más estrecheces para los hogares.

Todos estos factores confluyen en una disminución del consumo y más incentivos para el ahorro, que son las herramientas básicas para contener la inflación. En cualquier caso, hay que decir que, previsiblemente, el alza de tipos es solo un primer paso con un propósito inmediato: ralentizar, que no detener, la carrera alocada de los precios. Para conseguir el objetivo final de pasar del 8,1% de tasa inflacionaria al 2% habrá que recorrer todo un camino de espinas que los mercados ya están demandando. Subida del Euribor

La media mensual provisional con los datos de la primera mitad de junio se sitúa en el 0,604% (en mayo cerró en una media del 0,287%), en niveles de abril de 2014, pero las bruscas subidas que experimenta el Euríbor día a día anticipan a que la subida será mayor.

La escalada se produce pocos meses después de que el Euríbor se moviese en niveles mínimos históricos inferiores al -0,5%, al calor de la expectativa de que el Banco Central Europeo (BCE) suba los tipos de interés en julio y en septiembre, situando las tasas en positivo a partir del tercer trimestre del año.

Según anunció el organismo la semana pasada, las compras netas al amparo de su programa de compra de activos públicos (APP, por sus siglas en inglés) finalizarán en el mes de julio, un mes en el que subirá los tipos en 25 puntos básicos.

La subida vertiginosa del Euríbor tendrá su impacto para los españoles que tienen su hipoteca a tipo variable referenciada al Euríbor, que verán encarecidas sus cuotas cuando les toque revisión.

No obstante, la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, defendió la semana pasada en el Congreso que el impacto que tendrá la subida del Euríbor en las hipotecas de los ciudadanos españoles será "relativamente limitado", dado que la estructura hipotecaria ha adquirido un peso creciente del tipo fijo y que los indicadores de esfuerzo hipotecario están en niveles también "históricamente bajos".

Artículos relacionados