Larry Fink ha con­ver­tido la des­car­bo­ni­za­ción en la ley del ca­pi­ta­lismo más ofen­sivo

BlackRock extiende aun más sus tentáculos sobre el negocio energético español

El fondo es­ta­dou­ni­dense entra ahora en Acciona con un 3% del ca­pital

Larry Fink, BlackRock.
Larry Fink, BlackRock.

BlackRock no cesa de ex­tender sus ten­táculos sobre el sector ener­gé­tico es­pañol, de la misma ma­nera que lo ha hecho con el fi­nan­ciero. El úl­timo golpe del gi­gante nor­te­ame­ri­cano se ha pro­du­cido en Acciona donde se ha hecho con el 3% del ca­pital y se con­vierte en su tercer ac­cio­nista. El gestor es­ta­dou­ni­dense aca­para un enorme poder en las em­presas ener­gé­ticas en un mo­mento clave para su ex­pan­sión.

Los negocios de la banca y de la energía acaparan las grandes inversiones de la empresa de gestión más grande del mundo. En el área de las finanzas, posee participaciones relevantes en los cinco grandes bancos. En el BBVA, posee un 7,2% de las acciones; en el Santander, otro 6,5%; Caixabank, un 3,578%; en el Sabadell, un 5%; y en Bankinter, un 3,2%.

Pero si el mundo de las finanzas ha despertado el apetito inversor, su consejero delegado, Larry Fink, ha convertido la descarbonización en la ley del capitalismo más ofensivo y sobre este foco ha sentado las nuevas bases de gran parte de las inversiones que actualmente realiza BlackRock. El energético es el segundo segmento donde el rey del capitalismo opera con mayor éxito.

Invertir de forma sostenible

Uno de los mensajes que reza en la página web afirma lo siguiente: “el objetivo de la empresa de gestión es ayudar a nuestros clientes a invertir de forma sostenible”. “La cuestión ya no es si la transición hacia las cero emisiones netas se producirá, sino cómo, y lo que eso significa. Como fiduciarios, nos comprometemos a ayudar a nuestros clientes en el trayecto, el impulso y la concepción de esta transformación económica y financiera”, añade.

Por ese motivo, las empresas energéticas españolas se han convertido en uno de los focos más importantes donde el fondo estadounidense más poderoso del mundo está ampliando sus tentáculos. Las energías renovables y la apuesta que la Unión Europea está realizando por desvincularse lo más posible del petróleo y del gas están sirviendo de caldo de cultivo a BlackRock para invertir cada vez más en este negocio.

La entrada en el accionariado de Acciona con un 3% del capital es prueba de ello. La empresa controlada por los Entrecanales tiene su base de negocio concentrada en la construcción y las energías renovables. La filial de renovable Acciona Energía salió a Bolsa en julio de 2021 a 26,73 euros y después de casi un año cotiza a 35,32 euros.

Acciona ha sido la última pero el gestor norteamericano lleva varios años golpeando a la puerta de las grandes energéticas españolas. Tras la reciente salida de Sacyr de Repsol, el fondo BlackRock, con un 5,47%, y Amundi, con un 3,2%, son los dos únicos accionistas que tienen participación en el grupo multienergético.

La mayor eléctrica española Iberdrola está plagada de fondos -puede alcanzar la veintena-, aunque son tres los más representativos. Qatar Investment, que controla un 8,69%; BlackRock, un 5,14%, y Norges Bank, otro 3,36%. El resto tienen una participación inferior.

Respecto a Enagás, el fondo estadounidense es el cuarto mayor accionista después de Amancio Ortega que tiene un 5%; la SEPI otro 5%; Bank of America, 3,6%; BlackRock, un 3,2%; Street Corporation, un 3,008% y el fondo Mubadala Investment, un 3,10%.

En Naturgy, BlackRock Global Energy & Power comparte como socio financiero al 50%, el 49% que la energética tiene en el gasoducto Medgaz. El otro 51% es de la empresa estatal argelina Sonatrach.

Artículos relacionados