LA SEMANA BURSÁTIL

La Bolsa se pone en lo peor

Poco dura la ale­gría en la casa del po­bre. Después de un de­no­dado es­fuerzo por re­cu­perar los ni­veles de prin­ci­pios de año, la renta va­riable ha dado un nuevo paso atrás, hun­dién­dose en te­rreno ne­ga­tivo. El Ibex 35 ha caído un 3,83 % en las cinco úl­timas se­siones para des­li­zarse hasta los 8.390 pun­tos, po­niendo en riesgo de nuevo im­por­tantes zonas de so­porte.

El anuncio de Christine Lagarde sobre una primera subida de tipos de interés de un cuarto de punto en julio y otro tanto en septiembre, pese a entrar dentro de lo previsto, ha llevado a los inversores a reducir con rapidez su exposición en renta variable y optar por la liquidez.

La peor parte se la ha llevado el sector bancario con pérdidas que no se veían desde el comienzo de la pandemia debido al temor de que un endurecimiento de la política monetaria provoque grietas en la Unión Europea. España será, sin duda, una de los países más perjudicados por su elevado endeudamiento. La prima de riesgo se ha disparado así hasta los 124 puntos.

En cualquier caso, los desplomes han sido generalizados en todas las grandes bolsas mundiales. Se confirma así algo que ya se sabía hace mucho tiempo, que la inflación empieza a ser un problema estructural y no coyuntural como afirmaban hace apenas unos meses. Los distintos organismos internacionales no dejan además de rebajar sus previsiones de crecimiento. Aunque no parece haber riesgo de recesión si existe miedo a la estanflación.

Eso ha provocado una mayor aversión al riesgo que algunos operadores consideran como una buena oportunidad para tomar posiciones a precios más baratos. Argumentas, utilizando la expresión americana “cash is trash” (la liquidez es basura), que retirar posiciones ahora para huir de la inflación es la mejor forma de perder dinero.

Aseguran, que la mejor forma de combatir la pérdida de poder adquisitivo pasa por estar invertido, principalmente en renta variable. Eso sí, también esgrimen el viejo mantra de ser selectivo y apostar por los valores sólidos, de mayor crecimiento y con alta rentabilidad por dividendo.

Calendario semanal de Bolsa

Esta semana que acaba de comenzar se presenta especialmente intensa con una infinidad de indicadores económicos de actividad, inflación y confianza que seguramente volverán a poner a prueba el delicado pulso de los mercados financieros tras poner en juego importantes zonas de soporte.

Los inversores, sin embargo, tendrán que esperar. Este lunes apenas se esperan algunas referencias importantes en el Reino Unido como el PIB y la producción industrial. La principal referencia del día para tomar decisiones, por tanto, será Wall Street.

La sesión del martes se presenta con los datos de producción industrial en Japón, el paro en el Reino Unidos y, sobre todo, con las cifras de inflación (IPC) y confianza, índice ZEW, que se publicarán en Alemania. Desde Estados Unidos llegarán los precios de producción que permitirán seguir midiendo las tensiones inflacionistas.

Más intensa aún será la jornada del miércoles especialmente en Estados Unidos con las ventas al por menor, el índice de la Fed de Nueva York, la confianza constructora NAHB y el índice hipotecario MBA o los inventarios de negocios. El día se cerrará con la reunión de la Reserva Federal pendiente de un mayor endurecimiento de la política monetaria.

Antes, este día, en China se publicará la producción industrial y las ventas al por menor, mientras que en la zona euro se darán a conocer la producción industrial y la balanza comercial.

En la agenda financiera internacional del jueves las citas más importantes estarán en la balanza comercial de Japón y España, la reunión del Banco de Inglaterra, así como en los permisos de construcción y la Fed de Filadelfia en Estados Unidos.

La semana bursátil se cerrará el viernes con las ventas al por menor en el Reino Unido, el IPC de la zona euro, y los indicadores de producción industrial, índice de indicadores y capacidad de utilización en Estados Unidos.

Artículos relacionados