BOLSA

Barrick Gold frente a la incertidumbre

Los ope­ra­dores e in­ter­me­dia­rios de los mer­cados están em­pe­zando a re­for­mular sus pre­vi­siones res­pecto al mer­cado ante un con­flicto en Ucrania más in­tenso y du­ra­dero de lo es­pe­rado y con con­se­cuen­cias aún im­pre­de­ci­bles. Para ello buscan op­ciones de­fen­sivas para ca­pear mejor el tem­poral como po­dría ser el caso de la ame­ri­cana Barrick Gold.

Las industrias más defensivas como las centradas en materias primas se verán beneficiadas en un contexto de alta incertidumbre e invertir en esta sociedad es invertir en activos defensivos como los metales preciosos.

Barrick Gold es el segundo mayor productor de oro del mundo con una producción de 4,6 millones de onzas en 2021 y también tiene una exposición considerable al cobre con una producción atribuible de 450.000 toneladas. Opera en 13 países de América del Norte y del Sur, África, Papúa Nueva Guinea y Arabia Saudí.

Esta alta diversificación es uno de sus puntos fuertes. La presencia geográfica de Barrick se ha ampliado significativamente desde la fusión con Randgold en 2019, seguida de la creación de Nevada Gold Mines JV con Newmont, en la que Barrick es el operador con una participación del 61,5%.

Su actividad de negocio ha entrado además en el radar de los inversores con la crisis. Los crecientes temores de inflación y las políticas no convencionales de los bancos centrales sin precedentes han llevado a los inversores a volver a prestar atención al oro. Los metales preciosos, de hecho, empiezan de nuevo a tener un papel preponderante en la construcción de carteras para reducir la volatilidad y ofrecer cierta cobertura contra posibles riesgos.

Este mayor interés se ve acompañado por la solidez del grupo. La compañía produjo 4,437 millones de onzas de oro en 2021, dentro del rango de los objetivos fijados a principios de año. El precio medio del último trimestre fue de 1.795 dólares por onza mientras que el precio medio de la libra de cobre de 4,4 dólares.

El conocido como “all in sustaining costs o el breakeven con toos” los costes incluidos es de alrededor de 970 dólares por onza, relativamente bajo en comparación con sus competidores de referencia. Eso ha permitido a la compañía ser especialmente rentable en los dos últimos años y ha aprovechado para reforzar su balance, reduciendo deuda y mejorando la estructura de capital en general, además de mejorar la cartera de sus activos que le proporcionará mayores niveles de producción en el futuro.

En este entorno atractivo, con los precios de la onza de oro entre los 1.700 y los 1.900 dólares, los expertos de SelfBank consideran que el grupo tiene capacidad para obtener un flujo de caja libre de entre 2.000 y 3.000 millones de dólares. A estos precios supone un 6-8% de rendimiento con una estructura de capital muy sólida a lo que se añade un buen equipo gestor, posicionamiento y activos muy importantes y una producción constante y estable.

Artículos relacionados