El di­vi­dendo que pa­gará la se­mana que viene lleva la ac­ción a má­ximos del año

Ence reverdece laureles en bolsa con los bajistas de retirada

La re­va­lo­ri­za­ción le­vanta ex­pec­ta­tivas de una po­sible vuelta del valor al Ibex 35

Ence
Ence

Uno de los grandes clá­sicos de la bolsa es­pañola re­ver­dece lau­reles en el par­qué. Quienes apos­taron por la com­pañía cuando en oc­tubre del año pa­sado tocó mí­nimos de cinco años por de­bajo de los 2 euros se han me­tido en las al­forjas una plus­valía de más del 80%. Es verdad que la ac­ción viaja to­davía años luz en bolsa de los casi 9 euros que lucía en oc­tubre de 2018, pero hay sín­tomas evi­dentes de re­su­rrec­ción.

"Hablamos de un valor al que, en contra de lo que ocurrió en los años anteriores, ahora la coyuntura le sonríe. Ence se está beneficiando de los altos precios de la celulosa por encima de los 1.200 dólares por tonelada y está poniendo en valor también su cada vez más potente negocio de energías renovables. Los resultados del primer trimestre (13 millones de beneficio neto frente a las pérdidas de 9,6 de doce meses antes) lo dejan bien claro", señala un veterano analista.

Por lo tanto, por su dependencia de las materias primas Ence se ha convertido en uno de esos valores refugio en pleno crecimiento de la inflación. Pero más allá de unas buenas cuentas trimestrales, importa que el mercado empieza a reconocer una estrategia de crecimiento agresiva en todos los frentes: inversiones de más de 100 millones en su fábrica de Asturias y proyectos de calado en energías renovables.

Una división esta última que ha rebautizado como Magnon Green Energy y en la que prevé invertir cerca de 250 millones de euros en nuevas oportunidades de negocio. Este segmento supone ya alrededor de un tercio del 'ebitda' total del grupo, que también está dispuesto a dar la gran batalla para defender en los tribunales la legalidad de la prórroga de la concesión de su biofábrica en Pontevedra. Con estas cartas sobre la mesa, el mercado mira de otra manera al valor.

"Estamos viendo una fuerte entrada de inversores, tanto a corto plazo intentando aprovechar el rally que ha llevado la acción a máximos de año como también a medio, ahora que Ence ha puesto sobre la mesa un agresivo programa de retribución al accionista", señalan en un gran 'broker' nacional. La semana que viene, Ence realiza un pago de 0,054 euros brutos por acción que mantiene muy viva la cotización estos días.

Dos dividendos más

La compañía ya ha anunciado que pagará otros dos dividendos -hasta un total de tres con cargo a 2022-, aunque no ha relevado el importe. Pero el mercado espera mucho y prevé que los pagos se puedan disparar hasta los 0,16 euros con cargo a 2022, lo que dispararía la rentabilidad por este concepto hasta cerca del 5% a los niveles de mercado actuales. Una expectativa agresiva que ya recoge la acción del valor con mucha fuerza.

La fortaleza en Bolsa también se está dejando notar en las estrategias de los 'hedge fund' en Ence. Su principal bajista, Systematica Investments Limited, acaba de reducir su posición corta desde el 0,69% hasta el 0,59%, el nivel más bajo del año. "El valor está cada vez más caliente y de momento no hay signos de corrección a la vista. El cierre de posiciones bajistas no hace sino dar más alas a la acción", señalan fuentes bursátiles.

Cerca de los 900 millones de euros de capitalización bursátil, Ence también vuelve a levantar expectativas entre los inversores sobre una posible vuelta al Ibex 35 a medio plazo. Con la cotización en los 3,5 euros -muy por encima de los menos de 2,5 euros a los que cotizaba cuando fue excluida del selectivo en 2020-, con tres dividendos a la vista y el viento a favor en bolsa, es más factible la vuelta de Ence al índice de los mejores. El plan de crecimiento en marcha tiene la palabra.

Artículos relacionados