Galán (Iberdrola) tida de “tontos” a los con­su­mi­dores que tienen la ta­rifa re­gu­lada

Gobierno y energéticas a la greña de nuevo por su incapacidad para bajar luz y combustibles

Economía insta a la CNMC a in­ves­tigar cual­quier con­ducta que im­pida re­ducir los pre­cios

Teresa Ribera e Ignacio Galán.
Teresa Ribera e Ignacio Galán, en tiempos mejores.

Lo de la luz y las ga­so­linas es el cuento de nunca acabar y no se arregla aunque venga San Pedro, y no ha­blamos del que guarda la puerta del pa­raíso. De he­cho, el Gobierno vuelve a estar a la greña con las eléc­tricas y los ope­ra­dores de com­bus­ti­bles. El con­flicto se ha agra­vado además porque el Ejecutivo ne­ce­sita bajar la in­fla­ción y no puede por culpa de las ta­ri­fas. El pre­si­dente Pedro Sánchez ca­rece del apoyo que de­manda en los dos sec­tores in­dus­triales afec­ta­dos, lo que ha creado una si­tua­ción de ver quién aguanta más ante el pulso que ambas partes man­tienen contra viento y ma­rea.

De momento, Economía ha lanzado un torpedo advirtiendo de que ha instado a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a investigar cualquier acción que pueda estar obstaculizando que bajen los precios energéticos. Y es que, la luz no baja y los combustibles tampoco. Eso sí, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha llamado “tontos” a los consumidores que están acogidos a la tarifa regulada (PVPC) porque pagan más que los que están en el mercado libre.

“Solo los tontos que siguen con la tarifa regulada marcada por el Gobierno pagan más por la luz”, ha declarado Galán en Sagunto (Valencia), en referencia a los precios que se registran en el mercado mayorista eléctrico, también como conocido como pool. Actualmente, 10,5 millones de hogares están acogidos a la tarifa regulada frente a unos 17 millones de consumidores que se encuentran en el mercado libre.

En la presentación de los resultados trimestrales de la eléctrica, Galán volvió cargar ante los analistas contra la tarifa regulada, de la que dijo “no está bien diseñada”, lo que ha provocado, según dijo, que los 10 millones de consumidores que están acogidos a la tarifa regulada (PVPC) se hayan visto muy perjudicados por los desorbitados precios del mercado spot.

Galán afirma que el 80% de la electricidad vendida a los clientes del mercado libre de Iberdrola está pactada a precios que se sitúan entre la mitad y un tercio inferior a los precios de la tarifa regulada. Iberdrola ha logrado en el primer trimestre del año un beneficio neto de 1.058 millones de euros, lo que supone un crecimiento de un 3% respecto a igual periodo de 2021. El aumento de los negocios internacionales ha compensado precisamente la caída de España que se ha saldado con un descenso del 29% debido a los altos precios de la energía, subida que no ha traspasado a sus clientes, según comentó Galán ante los analistas.

Mensaje de intenciones contra Moncloa

Las palabras de Galán son todo un mensaje de intenciones contra Moncloa, cuando el Gobierno está intentando dar con la tecla de quién va a pagar el coste del pacto con Bruselas. Es decir, la parte que corresponderá abonar a las eléctricas, lo que tendrán que cubrir las comercializadoras independientes y el efecto que supondrá para los consumidores del mercado libre.

El acuerdo con la Comisión Europea para topar el precio del gas en 50 euros el precio del megavatio hora tiene problemas para salir adelante porque los tres ministerios -Asuntos Económicos, Hacienda y Transición Ecológica- de los que depende dar una solución no encuentran la forma en cómo repartir el coste de los 6.000 millones de euros que las eléctricas estiman.

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, estimó en la junta de accionistas de la compañía que el efecto que tendrá el tope del precio del gas en 50 euros el megavatio hora podría superar incluso los 6.000 millones de euros. Bogas ha insistido en que la medida debería ser asumida por el conjunto de la demanda, pero sin dar más detalles, alegando que el Gobierno no ha explicado todavía cómo lo va a hacer.

Sánchez y su equipo económico han tenido que aplazar la aprobación de las medidas hasta el Consejo de Ministros del día 10 de mayo toda vez que no se han perfilado los detalles de la propuesta con Portugal y se reciba el visto bueno definitivo de Bruselas. Las comercializadoras eléctricas han pedido urgentemente que se clarifique cómo se hará el pago del tope al precio del gas.

La Asociación de Comercializadores Independientes de Energía (ACIE) teme que el tope al gas vaya contra el mercado libre en beneficio del mercado regulado (PVPC), por lo que advierte de que “no se debe dañar la libre competencia”.

El problema de la gasolina y el gasóleo

El segundo plato del conflicto y que afecta muy seriamente a la inflación por la repercusión que tiene en el resto de sectores y servicios se encuentra entre los operadores de combustibles. Según ha advertido la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, las gasolineras están absorbiendo la bonificación de 20 céntimos en el litro de combustible, lo que impide que tanto el gasóleo como las gasolinas bajen. El litro de gasoil se encuentra a 1,87 euros por encima incluso de la gasolina de 95, con una media de 1,83 euros.

Calviño ha amenazado con retirar tal bonificación si se comprueba que no está surtiendo los efectos deseados. En ese sentido, ha declarado que igual que el mercado eléctrico “está siguiendo muy de cerca el mercado de carburantes”.

Ante el problema de la inflación por los altos costes de los combustibles, Calviño ha vuelto a hacer un llamamiento a la “responsabilidad” de las energéticas para que “arrimen el hombro” para que baje el precio de los carburantes y de la electricidad y que “el IPC refleje bien los precios reales”. Sin dar nombre, la vicepresidenta primera ha acusado a una empresa eléctrica de no colaborar para revisar la luz en el IPC.

Artículos relacionados