OPINIÓN

La política económica del gobierno y la revisión del crecimiento

Los bancos cen­trales an­ti­cipan una re­vi­sión de sus po­lí­ticas mo­ne­ta­rias

Pedro Sánchez.
Pedro Sánchez.

Los eco­no­mistas de los or­ga­nismos in­ter­na­cio­na­les, así como los pro­pios ex­pertos na­cio­na­les, con­fiaban en que sus pre­vi­siones para el año 2022, con­fir­ma­rían un só­lido re­bote de la eco­no­mía. La in­fla­ción ha tras­to­cado sus planes y de ahí la ne­ce­sidad de co­rregir las ci­fras. Una in­fla­ción que res­ponde al avance de la de­manda mien­tras los ofe­rentes no es­taban en con­di­ciones de su­mi­nis­trar las mer­can­cías u otros ser­vi­cios en que se tra­ducía la dis­po­ni­bi­lidad de los aho­rros acu­mu­lados du­rante una pan­demia dura y pro­lon­gada.

Alzas en los precios ante la escasez de semiconductores, fallos en las cadenas de distribución y encarecimiento de las materias primas, gas y petróleo en lugar destacado. Putin lanza su ”operación militar especial” precisamente cuando el precio del gas equivale a una cotización del barril de petróleo de 300 $.

El FMI corrige dos veces sus previsiones sobre el crecimiento de la economía global; las condiciones externas han fallado y no las políticas económicas. En nuestro caso los indicadores confirman los éxitos de la política económica: aumenta el número de afiliados a la Seguridad Social, así como los nuevos puestos de trabajo. Récords históricos en el pasado mes de abril. Más contratos fijos y menos temporales a la vez que hay un número creciente de empresas que señalan dificultades para encontrar mano de obra. La ciudadanía festeja los puentes vacacionales. Hoteles al completo y problemas cuando se trata de reservar una mesa en un restaurante. El PIB español sigue creciendo, menos de lo previsto, pero avanzando.

Los precios han subido. Nadie lo duda. Los bancos centrales anticipan una revisión de sus políticas monetarias. Suben los tipos de interés y más de un economista apunta a una posibilidad de estancamiento con inflación. La estanflación de los años 70 del pasado siglo se correspondió con un embargo de los suministros de petróleo por parte de la OPEP, pero también a unas políticas económicas muy exigentes con las cuentas públicas. Austeridad monetaria y fiscal.

Actualmente las autoridades monetarias que recuerdan aquellos tiempos cuidan de que la economía no sufra un parón irreparable. No habrá estancamiento, pero sí una evolución más sosegada del crecimiento económico Las previsiones para la economía global se rebajan y lo mismo sucede con las previsiones del Gobierno español.

Tiempos duros y difíciles, pero cuidado con las acusaciones temerarias. La política económica española ha sido mucho más un éxito que un fracaso Otra cosa son los charcos que los políticos pisan en su camino; el de las escuchas a políticos y profesionales independentistas es ancho y profundo. Las encuestas sobre el sentido del voto en unas elecciones generales otorgan la mayoría al PP y Vox. Ahora bien, en el caso de materializarse esa ilusión de la derecha por llegar a la Moncloa, no tendrían, los nuevos inquilinos, que inventarse ninguna otra política económica.

Artículos relacionados