Mapfre Economics rebaja 1,3 puntos el crecimiento de la economía española en 2022, hasta el 4,2%

Edificio de Mapfre
Edificio de Mapfre

Mapfre Economics ha rebajado en 1,3 puntos su previsión de crecimiento para la economía española en el escenario base, hasta el 4,2% en 2022 (frente al 5,5% anterior) y el 3% en 2023 (frente al 4,3% anterior), por el coste energético y el riesgo de que la inflación se extienda a todas las rúbricas.

En su informe 'Panorama Económico y Sectorial 2022: perspectivas para el segundo trimestre' publicado este martes, el Servicio de Estudios de Mapfre pronostica un crecimiento global del 3,6% para 2022 y 2023, frente al 4,8% y 3,6% del trimestre previo, con una inflación al alza que alcanzaría el 6,8% y el 4,1% en promedio en el último trimestre de cada uno de esos ejercicios.

Mapfre Economics señala que, tras un primer trimestre que invitaba al optimismo, el condicionante geopolítico ha profundizado el 'shock' de oferta, lo que va a provocar un deterioro importante del nivel global de actividad y un aumento de las presiones sobre los precios, con divergencias por regiones.

En España, los riesgos principales son el coste energético y "una posible ampliación de la inflación a todas las rúbricas", recoge el informe. En esta línea, apunta a las subidas en la alimentación (+6,8% marzo), que se verán agravadas por los altos precios de los fertilizantes, mientras que la subida de precios en la producción es del 40,7% en febrero, debido a los costes de la electricidad y del gas, motivando la interrupción de la producción en muchas fábricas.

"El problema energético no tiene una rápida solución y la intervención en el precio, aunque no convencional, permitiría ajustarla a la realidad del mix de producción español. Se debe actuar con cautela pues, de no llegar a una fórmula de precio coherente, se puede desincentivar la inversión justo cuando es más necesaria", advierten los expertos de Mapfre Economics.

Además, el informe refleja optimismo sobre la recuperación del turismo y ve clave el aprovechamiento eficaz de los fondos de la Unión Europea para generar dinamismo en la economía española.

Por otro lado, el informe advierte de que el contexto macroeconómico de mayor incertidumbre ensombrece el panorama para el sector asegurador, cuya rentabilidad puede verse afectada de forma negativa por la erosión que supone la inflación en los márgenes empresariales, aumentando la presión sobre los precios de los seguros "en un momento en el que el proceso inflacionista viene a reducir el poder adquisitivo de los hogares y hace más difícil trasladar a los precios el aumento en los costes que esto supone".

En el caso concreto de España, Mapfre Economics señala que el consumo privado y la inversión continúan recuperándose, pero pierden impulso por la elevada incertidumbre unida a la pérdida de poder adquisitivo de los hogares y a la caída en los márgenes empresariales a consecuencia de la inflación, lo que puede restar dinamismo al desarrollo del negocio del mercado asegurador y erosionar su rentabilidad, elevando la presión sobre los procesos de tarificación de los seguros.

Por su parte, el negocio para los seguros de vida vinculados al ahorro continuará marcado por el entorno de bajos tipos de interés, aunque la situación comienza a presentar una ligera mejoría por el cambio de orientación de la política monetaria del Banco Central europeo (BCE). Sin embargo, el informe resalta que los tipos de interés nominales continúan en niveles inferiores a la inflación, generando un entorno de tipos de interés reales negativos, por lo que la previsión es que las primas de los seguros de vida ahorro y rentas vitalicias tradicionales todavía queden lejos de los niveles previos a la pandemia.

Artículos relacionados