El cre­ciente en­ca­re­ci­miento del di­nero fre­nará el re­curso a este mer­cado

Los consumidores recurren al crédito para sortear la crisis

Aumenta en 29.000 mi­llones en los úl­timos doce me­ses, aunque lejos de los 36.000 mi­llones de 2019

Crédito de consumo: dinero rápido para gastos extras
Crédito de consumo.

La sa­lida de la pan­demia del co­ro­na­virus ha su­puesto un au­tén­tico re­vul­sivo para los es­ta­ble­ci­mientos fi­nan­cieros de cré­dito, que se han em­bar­cado en una com­pe­tencia sin cuartel por los clien­tes. Desde las en­ti­dades per­te­ne­cientes a grupos de dis­tri­bu­ción hasta las fi­liales ban­ca­rias, esta pugna ha con­du­cido al sector a re­gis­trar sus me­jores ci­fras desde que se desató la crisis del co­ro­na­vi­rus.

El crédito al consumo se incrementó el 18,67% en tasa interanual en los últimos doce meses hasta alcanzar los 29.158 millones de euros.

La financiera de un conocido establecimiento de distribución francés ha decidido incrementar el importe máximo de los préstamos a ocho años que ofrece a sus clientes, hasta alcanzar los 20.000 euros a un tipo de interés del 13,15% TAE. Un rápido vistazo al universo internet permite encontrar numerosas ofertas de créditos más reducidos, desde los 3.000 euros que ofrece un banco online perteneciente a uno de los grandes grupos españoles, hasta los 60.000 que ofrece como tope una entidad filial de uno de los grupos galos.

Los préstamos para la adquisición de bienes de consumo duradero, electrodomésticos o vehículos registraron un avance de 4.587 millones de euros en los doce meses que van desde marzo del año pasado hasta febrero de este ejercicio, que constituye el último dato publicado

Acelerón en coches

Resulta un crecimiento vigoroso, pero que se encuentra muy lejos del alcanzado en los años 2018 y 2019, en que se anotaron avances de 34.387 y 36.237 millones de euros, respectivamente. La financiación se disparó en el año 2018, debido a las ventas de coches diesel antes de que entrara en vigor la nueva normativa de emisiones, que supuso un fuerte encarecimiento de los vehículos.

Durante los dos años de la pandemia, las familias españolas optaron por la prudencia, con un fuerte incremento de los depósitos de los hogares. El fin de la incertidumbre del coronavirus ha permitido que los hogares hayan recuperado su apuesta por el futuro, lo que siempre se plasma en un crecimiento del endeudamiento.

Los datos del Banco de España apenas reflejan unos días del conflicto en Ucrania, por lo que habrá que realizar un seguimiento riguroso en los próximos meses para comprobar cuál ha sido la influencia del conflicto. La inflación, que ya registraba un fuerte crecimiento previo, se ha disparado en los meses siguientes al estallido de esta crisis geopolítica. Este factor podría constituir, probablemente, un freno a los deseos de compra y una reducción en la demanda de préstamos al consumo.

La tensión de los precios llevará a que el sector de la financiación al consumo anote los efectos del endurecimiento de la política monetaria, que ya ha comenzado de modo contundente por parte de la Reserva Federal estadounidense. Según los últimos comentarios de fuentes fidedignas, el Banco Central Europeo podría iniciar la senda alcista hacia el mes de septiembre.

Artículos relacionados