El úl­timo convoy ha per­mi­tido el tras­lado de he­ridos de guerra y pa­cientes on­co­ló­gicos

El Papa agradece a los voluntarios de CaixaBank su ayuda a los afectados por la guerra

Han fa­ci­li­tado la eva­cua­ción desde la fron­tera de Ucrania de más de 500 ci­viles con tres con­voyes

Voluntarios de CaixaBank.
Voluntarios de CaixaBank.

El Papa Francisco ha en­viado un men­saje por video agra­de­ciendo pú­bli­ca­mente a la Asociación de Voluntarios de CaixaBank y a la Fundació del Convent de Santa Clara su ayuda y com­pro­miso con los re­fu­giados por la guerra en Ucrania. “A los vo­lun­ta­rios de CaixaBank y a la Fundació del Convent de Santa Clara, les quiero hacer llegar mi agra­de­ci­miento por todo lo que están ha­ciendo por la gente en Ucrania, por los exi­lia­dos, por los niños”, afirma el pon­tí­fice en una in­ter­ven­ción gra­bada en ví­deo.

El Papa ha reiterado su reconocimiento a la labor realizada: “Están dando un testimonio de alta humanidad: gracias de corazón”.

El mensaje del Papa Francisco se une al agradecimiento expresado por la Conferencia Episcopal Española a la actividad en favor de Ucrania desarrollada por la Asociación de Voluntarios de CaixaBank en apoyo a Ucrania, con el apoyo de la Fundació del Convent de Santa Clara, que dirige sor Lucía Caram, y con Mensajeros de la Paz, dirigida por el padre Ángel.

Esta colaboración ha permitido impulsar varios convoyes para ayudar a la población civil afectada por el conflicto y colaborar con la evacuación de refugiados. El último convoy, que llegó a Barcelona la pasada semana, fue recibido en el aeropuerto del Prat por monseñor Emili Chili, en representación del arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella.

Tres convoyes de ayuda humanitaria

En total, los voluntarios de CaixaBank han organizado tres convoyes de ayuda humanitaria entre la frontera de Ucrania y España. La entidad gestionó con éxito una primera evacuación 2 el pasado 20 marzo con una flota de cinco autobuses, que regresaron a Barcelona con 200 refugiados ucranianos. A su vez, a principios de abril, un nuevo convoy de cinco autobuses trasladó a España a otras 200 personas.

El último de estos convoyes se desarrolló la pasada semana y, gracias a él, llegaron a España un total de 115 ucranianos, algunos de ellos heridos de guerra o pacientes oncológicos que han tenido que interrumpir su tratamiento a causa del conflicto bélico y que podrán continuarlo en hospitales españoles gracias a la coordinación con el Instituto Nacional de Gestión de la Salud (INGESA), dependiente del Ministerio de Sanidad.

El mismo convoy también permitió entregar tres ambulancias medicalizadas y material sanitario y quirúrgico destinado a los hospitales de Lviv. Los recién llegados recibirán un acompañamiento global para favorecer su integración en España, en cuestiones que van desde ayuda en el alojamiento, bien en pisos, bien gracias a familias de acogida, hasta aspectos como el idioma o la búsqueda de oportunidades laborales.

Artículos relacionados