Sorprenden al mer­cado con una di­ver­si­fi­ca­ción que las hace más re­sis­tentes

Las grandes socimi ejercen de valor refugio tras unos resultados de altos vuelos

Su gran li­quidez las con­vierte en un buen des­tino para los grandes fondos

Colonial
Colonial

No son eléc­tricas ni em­presas de au­to­pis­tas, los dos sec­tores que por sus ge­ne­rosas po­lí­ticas de di­vi­dendos y marcos ta­ri­fa­rios es­ta­bles han sido tra­di­cio­nal­mente el gran re­fugio de los in­ver­sores con­ser­va­dores en tiempos di­fí­ci­les. Pero Merlin Properties e Inmobiliaria Colonial se han ga­nado un lugar entre los va­lores re­fugio de la bolsa es­pañola a base de buena ges­tión y di­ver­si­fi­ca­ción tanto geo­grá­fica como de ac­ti­vos.

A las dos empresas les ha sentado de maravilla los resultados del primer trimestre del año presentados en las dos últimas semanas. A Colonial, para empezar a dejar atrás las dudas y volver a atacar el nivel de los 8 euros. "El valor aún sigue lejos de dejar atrás las pérdidas en bolsa en lo que va de año, pero se puede decir que lo peor ya ha pasado. Ya está en disposición de empezar a reducir las diferencias con Colonial, que sube un 10% en 2022", señalan fuentes bursátiles.

El mercado ha cotizado al alza las ventajas que en términos de diversificación aporta París, donde en febrero cerró la compra de la sede de Amundi por 484 millones de euros. Al cierre de los tres primeros meses del año, la compañía liderada por Qatar consiguió una ocupación del 99% en su portfolio de oficinas en la capital francesa, por encima del 95% de Madrid y del 85% de su otro gran mercado, Barcelona.

"La pata internacional está aportando mucho equilibrio al grupo, que también va recogiendo a buen ritmo la recuperación de la actividad económica en España. Hay un dato esclarecedor, y es que Colonial ha formalizado contratos de alquiler por cerca de 52.000 metros cuadrados, un 60% más respecto a 2019, el último año completo antes de la aparición del Covid-19. Pero la acción sigue lejísimos de los niveles previos a llegada del virus", señalan en una gestora extranjera.

Efectivamente, aunque el beneficio crece un 32% y los ingresos un 4% hasta marzo, el valor navega en bolsa a muchas millas de distancia de aquellos 13 euros a los que cotizaba en febrero de 2022. Los expertos creen que hay mucho valor si se siguen haciendo las cosas bien en el grupo catalán. Pero su gran competidor tampoco puede presumir de haber vuelto a los niveles pre-covid a pesar de un mucho mejor -de momento- año 2022 en el parquet.

A Merlin Properties también le queda un largo trecho hasta los máximos de cinco años de noviembre de 2019. Cerrada -al menos provisionalmente- la batalla por el control de la compañía, también le han salido las cuentas hasta marzo. Ganó 92,66 millones de euros, un 66% más, pero sin contar aún las ventas a BBVA de su cartera de sucursales por cerca de 2.000 millones de euros. En cuanto a los ingresos, subieron un 8,6%.

A la compañía liderada por Ismael Clemente le han crecido a buen ritmo sus tres grandes áreas de negocio: oficinas, logística y centros comerciales. Pero al mercado le excita especialmente ese nuevo frente que ha abierto Merlin en el negocio de los 'data centers'. Ya está en construcción su primer gran proyecto, en Bilbao, y todo hace indicar que vendrán muchos más para un grupo que ejercer de punta de lanza en lo que a diversificación se refiere.

"Es la socimi más atractiva en bolsa. Aparentemente, la guerra interna no le ha pasado factura y ha sabido manejar muy bien los tiempos en la venta de las sucursales a BBVA. La operación le va a permitir distribuir un dividendo de 315 millones de euros, además de los 0,40 euros correspondientes al dividendo ordinario. Un doble pago que mantendrá a Merlin calentita en bolsa a medio plazo", aseguran en un gran 'broker'.

Aunque teóricamente no tenga tanto recorrido alcista como Colonial, muy rezagada este año en bolsa, con sus actuales valoraciones las dos compañías cuentan con credenciales suficientes para seguir ocupando un sitio en las carteras de los grandes inversores. Su alta liquidez -suman un valor en bolsa de 9.000 millones de euros- les da una ventaje competitiva en bolsa frente al resto del sector inmobiliario español.

Artículos relacionados