Vox sigue au­menta sus votos y se sitúa muy cerca del PSOE como la ter­cera fuerza po­lí­tica

Pedro Sánchez busca en un Davos muy cuestionado los apoyos que le faltan en España

Electomanía otorga una ma­yoría con­for­table a la coa­li­ción PP-VOX si se ce­le­braran hoy las elec­ciones

World Economic Forum Davos
World Economic Forum Davos

El pre­si­dente del Gobierno, Pedro Sánchez, vuelve a in­tentar una se­mana más en­con­trar en el ex­te­rior los apoyos que no con­sigue en España. En esta oca­sión viaja a la po­bla­ción suiza de Davos, donde se ce­lebra la reunión anual del Foro Económico Mundial, para ex­plicar los pro­yectos que viene pre­pa­rando el Ejecutivo que pre­side para re­lanzar su de mo­mento fa­llido pro­yecto eco­nó­mico. Pero lo hace en un mo­mento en que el mundo aca­dé­mico y po­lí­tico se cues­tiona si a al­guien le im­porta lo que su­cede en Davos.

Por otra, los sondeos en España aparecen cada día que pasa más adversos a los intereses de Pedro Sánchez.

El pasado miércoles, incluso el CIS, tan negativo desde que lo dirige Tezanos con el Partido Popular, mostraba que Feijóo y Abascal comían terreno al presidente del Gobierno, hasta el punto de quedarse el PP a solo 1,6 puntos del PSOE. En las últimas horas, según Electomanía, el PP, con 94 diputados, sería la primera fuerza del parlamento nacional en número de escaños, frente a los 88 del PSOE, que con el 24,2 % en cambio seguiría siendo el partido más votado, frente al 23,4 % de los populares. El 22,5 % de los votos daría a VOX unos 85 diputados, lo que facilitaría la mayoría absoluta del centro y la derecha española.

Sánchez con sus tres días de presencia en Davos del 23 al 25 de mayo, en su tercera participación en este tipo de encuentros, busca convencer a los grandes inversores y empresarios del mundo para que inviertan en España sobre todo en el mundo de los microchips, a la vez que trata de mejorar su imagen en España con estos encuentros internacionales.

El mensaje de Sánchez a sus interlocutores en las montañas suizas será que España ofrece un gran potencial para los inversores. Lo hará tanto en sus intervenciones abiertas en los actos públicos del foro, como en sus reuniones con los consejeros delegados de cuatro de las empresas de referencia en el sector con los que tiene previsto encontrarse en una cena privada como son Intel, Qualcomm, Micron y Cisco.

El Gobierno ha anticipado que el objetivo de Sánchez es detallar tanto el contenido ya explicado varias veces del proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica, el conocido como PERTE, que cuenta con 11.000 mil millones de euros de presupuesto público, como las nuevas medidas previstas sobre chips y micro conductores que está previsto apruebe en el consejo de ministros del próximo martes.

Escasa asistencia

Aunque se espera una asistencia algo menor que en años anteriores, aun así, están inscritos unas 2.246 participantes, lo que supone un 25 % menos que en las últimas ediciones. El equipo del fundador, Klaus Schwab, ha buscado un título atractivo para la reunión especial de este año, que, a diferencia de ocasiones anteriores, se reúne en primavera y no rodeado de las nieves invernales de esta estación de esquí: “La historia en un punto de inflexión: políticas públicas y estrategias empresariales”.

Quienes siguen de cerca lo sucedido en los últimos años en Davos advierten de que esta edición va a cambiar tanto en el fondo como en la forma, e insisten en preguntarse si tiene sentido que siga adelante este tipo de reuniones. Además, las críticas por las exenciones fiscales de que goza la organización han provocado que el Gobierno suizo haya retirado una parte de las ayudas que venía concediendo a la organización.

El programa este año, en el que se quiere celebrar de manera informal el cincuentenario de las reuniones de Davos iniciadas en 1971, es muy distinto al de ediciones de años anteriores. Los temas centrales previstos para el debate son Ucrania, las consecuencias en el mundo de la pandemia Covid-19, la transición ecológica y los actuales riesgos económicos.

A diferencia de otros años, los rusos tienen prohibida su asistencia en esta edición. Los chinos, que en los últimos años habían inundado de representantes públicos los salones del centro internacional de Davos, solo envían como representante oficial al ministro del clima, Xie Zhenhua.

Aunque contará con una cincuentena de jefes de Estado o de Gobierno, en esta ocasión no se espera la presencia de ninguno de los líderes de los grandes países del mundo, con la excepción del Canciller alemán, Olaf Scholz, encargado de clausurar la sesión del 2022 a media mañana del próximo jueves.

Davos ya no es lo que era

En la prensa francesa se habla de esta reunión de Davos como de un modelo muerto que trata de resucitar. Metáfora que puede aplicarse al presidente del Gobierno que va a multiplicar sus encuentros en Suiza a la búsqueda de la recuperación de la imagen perdida, mientras una vez más los sondeos vienen a confirmar la tendencia de su creciente lejanía con la ciudadanía española.

La suma de Partido Popular y VOX podría desalojar al secretario general del Partido Socialista de Moncloa. Este sondeo vendría a coincidir con los sondeos propios con los que cuenta el propio PSOE. En un reciente encuentro off the récord durante la pasada semana de uno de los principales barones socialistas con un destacado grupo de periodistas y comunicadores celebrado en Madrid este dirigente regional anticipaba que si las elecciones se celebraran hoy en día Sánchez perdería la Moncloa.

Otro dato destacable del sondeo de Electomania, publicado el pasado sábado 21 de mayo, sería el aumento de la fragmentación del Parlamento nacional que llegaría a estar compuesto por hasta 19 fuerzas políticas distintas y por la desaparición de Ciudadanos, partido liderado por Inés Arrimadas, que no lograría un solo escaño.

Artículos relacionados