BOLSA

Repsol, en moto a todo gas

Los altos pre­cios del crudo y del gas han dis­pa­rado la co­ti­za­ción de la ener­gé­tica Repsol hacia sus má­ximos his­tó­ri­cos, in­cluso des­con­tando los di­vi­den­dos. En este en­torno más fa­vo­ra­ble, los ana­listas de Deutsche Bank han si­tuado al grupo ener­gé­tico es­pañol en su lista de va­lores para com­prar a corto plazo.

La firma alemana destaca que los márgenes de refino europeos del primer trimestre, ya de por sí muy sólidos, se han fortalecido aún más en lo que va del segundo trimestre. A ello se suma las subidas de los precios del gas en Estados Unidos.

"Los beneficios de Repsol”, recuerdan estos expertos, “son los más expuestos a estos dos puntos establecidos dentro de nuestra cobertura. En este sentido cabe espera también que el consenso mejore sus previsiones de beneficios en las próximas semanas”.

"La fortaleza del margen de refino se debe principalmente a que Europa importa menos productos petrolíferos rusos -una situación que no esperamos que se resuelva hasta dentro de muchos meses, si es que alguna vez lo hace-, que en particular ha causado una escasez de destilados medios en Europa, a pesar de que las refinerías europeas funcionan a altos niveles de utilización".

El combustible para aviones y el diésel han alcanzado los 50-60 dólares por barril en las últimas semanas frente a una media de 7,2 dólares hasta 2021. Los márgenes brutos de refino medios del noroeste de Europa han promediado 24,9 dólares hasta la fecha en el segundo trimestre, frente a una media del primer trimestre de 10,1 y un promedio de 2021 de 4,5. Un giro al alza que augura suculentos beneficios futuros.

Entre tanto, los precios del gas de EEUU se han disparado a un máximo de 14 años de 8,5 dólares/mmbtu en las últimas semanas, debido a una combinación de problemas de producción climática y una mayor demanda de exportaciones de gas natural licuado (GNL) de EEUU desde Europa debido al conflicto en Ucrania y las sanciones a Rusia.

Todo ello ha llevado a las acciones de Repsol a tantear en las últimas sesiones los 15 euros tras subir tres euros en las últimas semanas. A pesar de los últimos ajustes por la lógica retirada de beneficios, el valor se mantiene en zona de máximos absolutos, descontando el pago de los dividendos. Una tendencia alcista que cabe esperar vaya a más si se mantienen las actuales condiciones geopolíticas.

Artículos relacionados