INVERSIÓN

Las en­ti­dades em­piezan a subir las re­mu­ne­ra­cio­nes, pero no se pi­llan los dedos

La banca inicia un lento despegue en depósitos con la vista puesta en el BCE

Deutsche Bank y EBN Banco se ade­lantan a la com­pe­tencia y re­su­citan el pro­ducto

Banca
Banca

Muy pe­re­zo­sa­mente to­da­vía, como sin acabar de creér­selo del todo, las en­ti­dades fi­nan­cieras em­piezan a sacar del coma in­du­cido al mer­cado es­pañol de de­pó­sitos re­mu­ne­rados en eu­ros. Deutsche Bank, sin oferta desde me­diados de la pa­sada dé­cada, ha lan­zado esta se­mana el que ha de­no­mi­nado como Depósito Solidez, al que ha con­ver­tido en la oferta es­trella de su ca­tá­logo co­mer­cial en España.

En un momento en el que las entidades grandes y medianas españolas siguen dando la espalda a estos productos dirigidos a inversores ultraconservadores, el grupo germano con ficha bancaria española marca el camino con rentabilidades que van desde el 0,15% a un año hasta el 0,60% a tres años. Un banco de otra dimensión como EBN Banco le ha dado la réplica de forma inmediata mejorando los tipos en todos los plazos.

EBN paga entre el 0,30% y el 0,70% entre los 12 y los 36 meses en lo que dentro del sector se considera como el comienzo de un nuevo ciclo. "Hay muchos miles de millones de euros varados en depósitos de la banca con rentabilidad cero. Muchos de esos ahorradores van a buscar estas primeras alternativas rentables si sus entidades se resisten a empezar a remunerar", señalan en fuentes financieras.

Estas mismas fuentes aseguran que los grandes bancos españoles están empezando a moverse. Todo indica a que el primer paso sería ofrecer tipos personalizados a los mejores clientes que demanden depósitos. En esta primera fase, la mayoría de las mayores entidades evitarían la recuperación de campañas de remuneración de estos productos, a los que han mantenido en el más absoluto ostracismo en la última década.

Las estadísticas no llevan a engaño. Desde que el BCE instauró en 2016 la más larga era de tipos de interés cero de la historia, las rentabilidades medias se han derrumbado en España hasta niveles testimoniales. La rentabilidad media ponderada se situaba en el 0,04% al cierre del primer trimestre del año. Un nivel desde el que deberá empezar una escalada que los expertos creen que será lenta.

Pendientes del BCE

Los bancos van a estar muy pendientes del Banco Central Europeo (BCE), el único de los grandes bancos centrales que se ha resistido a retocar el alza el precio oficial del dinero. Una parte cada vez mayor del mercado cree que habrá un primer alza en julio, mientras que otra parte prevé que la subida se trasladará a finales de 2022. Aunque se trata de un movimiento irreversible por el aumento disparatado de la inflación, importan mucho los tiempos.

"No es igual una subida en julio que en diciembre, ni tampoco que los tipos suban este año 0,25 ó 0,75 puntos básicos. Los bancos vamos a estar muy atentos a cada movimiento del BCE antes de valorar qué hacemos con los depósitos. De momento hay que ser prudente porque ahora mismo es muy difícil prever el calendario del banco central y el montante de la subida", aseguran en una entidad mediana.

Esas incertidumbres hacen que los bancos que están recuperando los depósitos remunerados se mojen más en los plazos largos que en los más cortos, en los que no quieren pillarse los dedos por ahora. Que la rentabilidad de los depósitos resucita es una realidad tan evidente como que este cambio de ciclo que es la mejor noticia posible para los inversores conservadores va a ser gradual, sin grandes excesos.

Artículos relacionados