El ex mi­nistro de Economía po­pular se muestra preo­cu­pado por la ines­ta­bi­lidad po­lí­tica

De Guindos se alinea con Feijóo e insta a Sánchez a bajar impuestos, deuda y déficit

El vi­ce­pre­si­dente del BCE au­gura dos años di­fí­ciles por la pró­xima subida de tipos

Luis de Guindos
Luis de Guindos

El vi­ce­pre­si­dente del BCE, Luis de Guindos, ha de­mos­trado tener cri­terio propio tanto sobre la po­lí­tica mo­ne­taria del emisor eu­ro­peo, como sobre las me­didas que deben adoptar los Estados miem­bros para lo­grar sus ajustes eco­nó­mi­cos. En un en­cuentro con este pe­rio­dista el pa­sado lunes an­ti­cipó que prevé to­davía dos años di­fí­ciles y se mostró preo­cu­pado por la ines­ta­bi­lidad po­lí­tica es­pañola. En una en­tre­vista con TVE, ha in­di­cado al Gobierno que debe ini­ciar el pro­ceso de me­didas para re­ducir los ni­veles de dé­fi­cit, deuda e im­pues­tos.

El que fuera ministro de Economía con el Gobierno de Mariano Rajoy, también considera factible reducir impuestos a los particulares y a las empresas que más están sufriendo las consecuencias de la crisis y el aumento de los precios. En cuanto a la subida de tipos de interés para afrontar la escalada de precios, ha admitido que teóricamente todo es posible, pero ha desvinculado el final del programa extraordinario de compras de deuda de la primera subida de tipos.

No es necesario que el aumento de tipos se produzca automáticamente una vez que finalice este programa extraordinario de compra de deuda. La decisión dependerá de los datos. La señal clara para los mercados es que van a esperar a las proyecciones, los diferentes escenarios y a partir de ese momento decidir. Guindos ha sido concluyente “nada se ha decidido hasta ahora”.

Lo tiene muy claro

Ha querido dejar muy claro que quien toma las decisiones sobre política monetaria es el Banco Central Europeo y no los mercados, que según De Guindos “unas veces aciertan y otras no”. Al margen de si aciertan o no, en el caso del mercado español, este ha reaccionado al alza tras finalizar las declaraciones el ejecutivo español del BCE.

Guindos ha acudido este miércoles a La 1 de TVE desde donde ha planteado al Gobierno la urgencia de tomar medidas, aunque sea de forma pausada y escalonada, para reducir el déficit y la deuda. Guindos ha descartado que se vaya a volver a los tiempos de los criterios iniciales del pacto de estabilidad, sobre todo en lo que afecta a reducir el déficit público al 3 % del PIB. Pero, a pesar de ello, considera que ya es necesario ir introduciendo medidas, con “planes sensatos y prudentes, pero hay que irlo haciendo”, ha sentenciado.

Guindos también ha apuntado la necesidad de tomar decisiones para evitar que el estrechamiento de márgenes que están sufriendo muchas empresas en sus beneficios se pueda traducir en importantes pérdidas de empleo en el futuro. Para evitar más destrucción de empleo, también se ha mostrado partidario de que las subidas salariales se adopten teniendo en cuenta la situación de las empresas y no del sector, “pues dentro de un mismo sector hay situaciones muy distintas”, según ha dicho el vicepresidente único del BCE.

Respecto de la subida de tipos, ha dejado la puerta abierta a poderlo hacer ya en julio o posponerlo para más tarde. Todo dependerá de los datos que aporten en junio los expertos del Banco Central Europeo. Para Guindos es preocupante que los ciudadanos ya hayamos perdido tres puntos y medio de capacidad de compra. Por ello, considera aconsejable que de manera temporal y definida se puedan bajar los impuestos a los particulares y empresas más afectados por la crisis.

Todo estáabierto

El vicepresidente del BCE había sido solo algo más explícito en este sentido en una entrevista mantenida con representantes de la agencia Bloomberg donde ha precisado que “desde la perspectiva de hoy, julio es posible y septiembre, o más tarde, también es posible. Miraremos los datos y solo entonces decidiremos". Todo está abierto.

Guindos, a diferencia de Christine Lagarde, también ha asegurado que van a vigilar con mucha atención lo que suceda con la prima de riesgo en los Estados miembros. La presidenta del BCE, en su primera comparecencia como titular del banco emisor europeo, dijo en los primeros días de marzo del 2020 que “no estamos aquí para reducir las primas de riesgo, hay otras herramientas y otros actores para ello”. Según Guindos, el BCE estará atento para que la nueva política monetaria no ahogue a los Estados más endeudados.

Guindos también se ha desmarcado de las exigencias del presidente del Bundesbank, y se alinea con otros miembros del consejo de gobierno del emisor europeo al desvincular que la primera subida de tipos tenga que hacerse irremisiblemente en julio y que tenga que estar vinculada con el final del programa ampliado de compras de activos. Según Guindos, este programa del BCE conllevaba una compra de unos 100.000 millones de euros al mes de las emisiones europeas, unos 12.000 millones mensuales de las emisiones españolas, según los datos que ha aportado el exministro de economía español.

Por ello, conviene recordar que, si bien ha admitido que "teóricamente todo es posible", ha reiterado que el BCE ha desvinculado claramente el final del programa de compras de deuda con el inicio de la primera subida de tipos. Así, el aumento de tipos no tiene por qué producirse automáticamente una vez que finalicen las compras masivas de deuda. La decisión dependerá de los datos.

Como ya ocurriera en el breve encuentro mantenido con este analista, Guindos se ha mostrado en su comparecencia en La 1 muy preocupado por los altos niveles de inflación que se están produciendo en España, por encima de la media comunitaria, y por las consecuencias que pueda tener en especial en la destrucción de empleo. Los altos costes están provocando unas subidas de precios que están llevando a muchas empresas a situaciones difíciles.

En este sentido, según su criterio, cuanto más tiempo perdure la inflación alta, mayor será la posibilidad de tener cláusulas de indexación salarial en los procesos de negociación colectiva. Una subida de los salarios vinculada a los índices de inflación podría prolongar y consolidar las tendencias al alza de los precios. Por ello, ha advertido de que será un elemento clave para las decisiones futuras de la política monetaria.

Lo que si descarta Guindos es una eventual recesión económica en el ámbito europeo y estima un índice medio de incremento de los precios para finales de año del orden del 4 %.

Las declaraciones del vicepresidente se sitúan dentro de la nueva política del BCE de estar más presente en los medios de comunicación y de ser ellos quienes envían las señales a los mercados de cuales vayan a ser sus decisiones. Lo ha matizado asegurando que los mercados no siempre aciertan sobre sus políticas. Hoy estos han reaccionado al alza pensando que las políticas de Fráncfort les van a seguir ayudando a controlar las subidas de precios y a enfrentarse a las exigencias de los países frugales. Aunque como Guindos admite, la incertidumbre va a seguir siendo un elemento clave con el que seguir conviviendo en los próximos meses.

Artículos relacionados