BOLSA

Talgo, la máquina pierde tracción

No co­rren buenos tiempos para Talgo. Desde que a prin­ci­pios de año tan­teara los ni­veles pre­vios a la pan­de­mia, su co­ti­za­ción ha ido ca­yendo en pi­cado ha­ciendo saltar por los aires un suelo tras otro hasta la zona de los 3,7 euros por ac­ción donde en­cuentra su si­guiente punto de so­porte.

Los buenos resultados logrados en 2021 con un beneficio de 27,5 millones de euros frente a las pérdidas de 17,4 millones de un año antes gracias a la mayor actividad industrial y la recuperación de los servicios de mantenimiento se han ido descontando gota a gota en un entorno de malas noticias.

A la escalada de los precios de las materias primas y de la energía se ha unido ahora el anuncio de la terminación de un contrato de remodelación adjudicado en 2016 a la filial Talgo, alegando el incumplimiento en alcances y plazo. El contrato consistía en la actualización de 74 vehículos ferroviarios con un valor de adjudicación de 90 millones de dólares.

La empresa de diseño, fabricación y mantenimiento de trenes española ha mostrado su desacuerdo con esta medida unilateral por los incumplimientos contenidos en dicha notificación y ha anunciado a su vez la adopción de acciones legales contra este cliente.

A la espera de ver cómo se soluciona este conflicto, la firma española ha decidido paralizar la ejecución del contrato actualmente en curso en las instalaciones de Wisconsin (Estados Unidos).

La noticia ha caído como un jarro de agua fría en la cotización de la compañía que ya acumula una caída del 30% desde principios de año y de más del 40% desde los máximos de este ejercicio. Los expertos técnicos, sin embargo, aseguran que el final del recorrido de esta sangría debería estar cerca.

Sobre los 3,7 euros y algo más abajo, en 3,5 euros, el valor encuentra sólidas referencias de soporte que deberían ayudar a contener la caída, pero a las que conviene estar muy atentos.

Artículos relacionados