BOLSA

Meliá, contra viento y marea

Las nuevas in­cer­ti­dum­bres sobre el tu­rismo a raíz de la guerra y las san­ciones a Rusia y sus oli­garcas no pa­recen que vayan a mermar en ex­ceso el po­ten­cial de re­cu­pe­ra­ción del sector ho­te­lero este año. Entre ellas, los ex­pertos con­fían en Meliá Hoteles como una de las ca­denas con mayor po­ten­cial.

A corto plazo, el sector juega con muy positivas previsiones. A pesar del conflicto y la escalada de precios, se espera que la ocupación en Semana Santa supere los niveles previos al virus. Y ahí, la cotizada española debe hacer valer su posición de liderazgo.

Estos son muy buenas noticias para el sector, apuntan en Bankinter, con un comienzo de temporada marcado “por los buenos niveles de ocupación, entre el 70% y 80%”. Además, las estimaciones de los analistas del banco es que el turismo siga recuperando a lo largo del ejercicio, alcanzando el 85% de los niveles previos al virus y tras la caída al 50% en 2021.

La firma considera que el sector se verá beneficiado del desembalsamiento de demanda tras el paso del virus y en medio de las difíciles condiciones actuales. En algunos casos, las reservas superarán en un 15% las de 2019.

Los precios también se sitúan por encima de los niveles pre pandemia, pero todavía no se ha repercutido toda la subida de costes, lo que podría afectar a los márgenes. Esta sería la principal preocupación para los expertos de Bankinter.

No obstante, señalan, el posible impacto en márgenes será inferior al de otros sectores, teniendo en cuenta que el negocio hotelero es intensivo en mano de obra, cuyo incremento es claramente inferior a la inflación.

La cotización de Meliá, desde el punto de vista técnico, se habría estancado en torno a los 6,5 euros tras acumular una subida del 9% en el año a la espera de que se confirmen las buenas previsiones para el sector hotelero en general y para la compañía en particular.

Artículos relacionados