MERCADO INMOBILIARIO

La vivienda muestra 'incipientes indicios' de sobrevaloración, según el Banco de España

Las con­di­ciones de las hi­po­tecas son "sanas y pru­dentes sin riesgo de que se re­la­jen", según el re­gu­lador

Tasación vivienda
Vivienda sobrecalentada.

El Banco de España ha cons­ta­tado que los pre­cios de la vi­vienda mues­tran "incipientes in­di­cios de so­bre­va­lo­ra­ción", según se des­prende del 'Informe de Estabilidad Financiera' pu­bli­cado este miér­coles por el or­ga­nismo. Aunque de mo­mento la en­tidad cree que esta so­bre­va­lo­ra­ción es "reducida", con­si­dera que es im­por­tante prestar aten­ción al com­por­ta­miento a fu­turo del mer­cado in­mo­bi­lia­rio.

Según explica en el informe, los indicadores sobre desequilibrios en el mercado inmobiliario venían mostrando algunas señales leves de sobrevaloración desde el inicio de 2020, que se han incrementado ligeramente en 2021.

Aunque se siguen situando cerca de valores de equilibrio, el Banco de España cree es necesario hacer un seguimiento estrecho de este mercado, sobre el que el conflicto bélico en Ucrania podría tener efectos contrapuestos, dada la erosión real de los ingresos de los agentes que representa el aumento de la inflación y el posible endurecimiento de condiciones financieras, pero también su carácter de activo refugio ante corrección de los precios de los activos financieros.

El director general de Estabilidad Financiera, Regulación y Resolución, Ángel Estrada, ha explicado que una parte del encarecimiento de materiales está teniendo reflejo en precios vivienda. No obstante, desde el Banco de España reiteran que todavía no se aprecia una acumulación de riesgo sistémico que requiera activar instrumentos macroprudenciales, aunque sí apela a monitorizar el mercado "con atención.

NO VE CRITERIOS DE CONCESIÓN LAXOS EN LOS CRÉDITOS

La autoridad monetaria indica que no hay señales de la aplicación de criterios de concesión laxos en los créditos, pero la posibilidad de una cierta transmisión de los efectos de los desequilibrios inmobiliarios dentro del área del euro supone una "fuente de riesgo relevante" para el sector bancario español, y es necesario evaluar cuidadosamente la disposición de los recursos de absorción de pérdidas suficientes.

Sobre esto, Estrada ha señalado que al analizar las condiciones de hipotecas, los resultados sugieren que siguen aprobándose con unas condiciones sanas y muy prudentes. "No vemos que se estén relajando", ha remarcado.

Según el informe, el crecimiento del crédito hipotecario nuevo en España fue especialmente significativo en 2021, con tasas de crecimiento interanuales superiores al 40% en la parte final del año. Sin embargo, el organismo apunta a que, debido a los niveles reducidos de los que partía, la ratio del flujo anual de crédito nuevo sobre el PIB se mantiene alineada con la del resto de los países del área del euro en los que la Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS) no ha encontrado desequilibrios inmobiliarios sistémicos.

En cuanto a la situación del endeudamiento hipotecario total, la mayoría de los países ha experimentado ligeros incrementos en la ratio del saldo total de crédito hipotecario sobre PIB desde el inicio de la pandemia. Entre ellos, conviene distinguir entre los países cuya ratio ha aumentado como resultado de la acumulación de deuda, y aquellos en los que este aumento se debe principalmente al retroceso del PIB generado por la pandemia, como es el caso de España.

No obstante, el Banco de España explica que un incremento del endeudamiento supone una vulnerabilidad en ambos casos, ya que puede dificultar el pago de las obligaciones hipotecarias si se produce una per

Artículos relacionados