Importante au­mento en la ac­ti­vidad que vuelve a ni­veles pre-­Covid

La diversificación del Banco Santander impulsa su crecimiento

El con­se­jero de­le­gado, José Antonio Álvarez, pre­senta hoy los re­sul­tados del primer tri­mestre

Ana Botín y Álvarez, Santander.
Ana Botín y Álvarez, Santander.

El con­se­jero de­le­gado del Banco Santander, José Antonio Álvarez, pre­senta este martes en la sede del Grupo en Madrid los re­sul­tados del primer tri­mestre del ejer­ci­cio. Según las pre­vi­siones que la propia pre­si­denta de la en­tidad ade­lantó en la pa­sada junta ge­ne­ral, la ac­ti­vidad co­mer­cial se ha man­te­nido fuerte en este arranque del ejer­ci­cio, con un cre­ci­miento in­ter­anual de la ac­ti­vidad cre­di­ticia es­ti­mado en el 8%, en línea con el cre­ci­miento re­gis­trado a fi­nales de 2021.

La diversificación, considerada la base del crecimiento del Santander, se traduce en el mantenimiento de una alta rentabilidad en sus negocios en América y en recuperar la rentabilidad en los europeos. Dadas las áreas geográficas en las que el banco desarrolla sus negocios, apenas se ve afectado por la guerra en Ucrania, ya que no tienen actividades ni en ese país ni en Rusia y solo cuenta con riesgos por valor de 80 millones de euros en la zona.

En términos de gestión, durante este primer trimestre, la entidad ha mantenido su eficiencia y el coste del crédito en línea con las previsiones. El RoTE ordinario (return on tangible equity, o, lo que es lo mismo, la rentabilidad sobre fondos propios tangibles) se sitúa por encima del 13% y la ratio de capital CET1 ‘fully loaded’ situado en la cota del 12%”.

Indicador de solvencia

Este indicador de solvencia financiera, ya está implantado totalmente por el Santander. Cabe recordar que, como medida de apoyo coyuntural a las entidades europeas, el BCE relajó temporalmente los requerimientos de capital y operativos durante la pandemia de COVID-19 y permitió que operaran por debajo del requerimiento combinado de colchones de capital al menos hasta el final de 2022.

Los objetivos financieros del Santander previstos para 2022 incluyen un crecimiento de los ingresos de alrededor del 5% en términos constantes y una ratio de eficiencia del 45%. Eso supone buscar una mejora de un punto porcentual respecto al ejercicio pasado, año en el que el banco se situó ya entre los más eficientes del mundo. Asimismo prevé obtener un retorno sobre el capital tangible ordinario (RoTE) por encima del 13% y una ratio de capital CET1 ‘fully loaded’ (capital básico —acciones ordinarias y reservas— más participaciones preferentes e instrumentos híbridos, calculado sobre los activos ponderados por riesgo) del 12%. La entidad también prevé un crecimiento del beneficio por acción (BPA) y de la suma del dividendo más el valor neto contable por acción (TNAV) que, al cierre de 2021, se situaba en los 4,12 euros por título (+0,33 euros de subida en el ejercicio anterior). Todo ello permitirá al banco retribuir a los accionistas con el 40% del beneficio ordinario.

Fuerte crecimiento en la actividad

Durante este primer trimestre del año, la actividad del Banco Santander ha incluido operaciones tan significativas como el lanzamiento del Fondo AgroSmart, dotado con 500 millones de euros dirigido a impulsar el desarrollo rural o la creación de una joint venture con Mapfre para la distribución de un producto de hipoteca inversa en la red de ambas entidades.

Junto a ello, el banco ha desarrollado el asesoramiento a más de 5.000 empresas con proyectos valorados en 400 millones de euros (datos de mediados de febrero) para la obtención de fondos europeos a través de la plataforma de gestión e información sobre ayudas públicas creada pro el banco en alianza con KPMG y LocalEurope. El objetivo es alcanzar los 50.000 usuarios durante este trimestre, que supondrán aumento del 50% con respecto a los registrados a fines del ejercicio pasado.

En paralelo, Santander y el gigante europeo del automóvil Stellantis han prolongado la colaboración que mantienen desde 2014, de forma que el banco español financiará los vehículos de todas las marcas en siete países de Europa (Bélgica, España, Francia, Holanda, Italia, Polonia y Portugal). Stellantis comercializa los vehículos de las marcas Abarth, Alfa Romeo, Chrysler, Citroën, Dodge, DS, Fiat, Fiat Professional, Jeep, Lancia, Maserati, Opel, Peugeot, RAM y Vauxhall.

El acuerdo incluye la creación de sociedades conjuntas en las áreas de financiación de automóviles, leasing financiero y renting (los dos primeras en exclusividad). Como consecuencia de todo ello, Santander Consumer Finance venderá a BNP Paribas Finance sus participaciones en PSA Bank Deutschland GmbH, incluida su sucursal en Austria, y PSA Finance UK Ltd.

Con este nuevo acuerdo, Santander Consumer Finance se consolida como idea europeo en financiación de automóviles y prevé alcanzar los 40.000 millones de euros en financiación en 2026, equivalentes a un crecimiento del 33% respecto a u volumen actual.

Asimismo, durante este inicio de 2022, Santander se ha hecho, a través de Santander Holdings USA, con la totalidad de las acciones de Santander Consumer USA. La operación se inscribe en el proceso de reordenación del negocio estadounidense en torno a su franquicia de consumo, líder en el mercado. Eso, según la propia entidad, simplifica el negocio con un enfoque en la “asignación disciplinada de capital” y permite obtener sinergias internas.

A finales de julio de de 2021, la Autoridad Bancaria Europea (EBA) hizo públicos los resultados de las pruebas de estrés a las que se sometieron los principales bancos de la Unión Europea. Dichos resultados reflejan que, en el escenario más adverso, Santander destruiría 240 puntos básicos de CET1 phased-in (ratio de capital calculada según la normativa vigente hasta 2019) en comparación con los casi 480 puntos básicos de sus competidores y los casi 500 puntos básicos de promedio del sistema bancario europeo.

Adicionalmente, en este escenario adverso, las proyecciones acumuladas de los resultados de Santander arrojarían un beneficio de casi mil millones de euros, lo que le convierte en el único banco entre los comparables que ofrece un resultado positivo en este escenario.

En la pasada junta general, la presidenta de la entidad, Patricia Botín, destacó también que: “La diversificación demostró ser una ventaja competitiva durante la crisis financiera de 2008, durante la crisis de deuda soberana de 2011 y durante la pandemia, y explica por qué Santander siempre ha sido uno de los bancos más resilientes en los test de estrés”, dijo. El beneficio por acción del banco fue, tal como subrayó su presidenta, es “el menos volátil entre nuestros comparables en los últimos 20 años.”

Artículos relacionados