GESTIÓN DE RIESGOS

La banca occidental se 'juega' 121.000 millones en la guerra entre Rusia y Ucrania

El FMI es­tima que la ex­po­si­ción in­di­recta del sis­tema fi­nan­ciero es im­po­sible de cal­cular

Vladimir Putin y Tayyip Erdogan
Vladimir Putin y Tayyip Erdogan

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha ci­frado en 131.000 mi­llones de dó­lares (121.333 mi­llones de eu­ros) la ex­po­si­ción total de la banca in­ter­na­cional a Rusia y Ucrania, de cuya cifra la gran ma­yoría co­rres­ponde a bancos de la zona euro. Según se des­prende del 'Informe de Estabilidad Financiera Global' que pu­blica de forma bi­a­nual el or­ga­nismo in­ter­na­cio­nal, la banca in­ter­na­cional tenía una ex­po­si­ción a Rusia a cierre del tercer tri­mestre de 120.000 mi­llones (111.145 mi­llones de eu­ros), de los cuales el 60% era en di­visa ex­tran­jera.

De su lado, las exposiciones a Ucrania son sustancialmente menores, al situarse en 11.000 millones de dólares (10.188 millones de euros). El FMI ha subrayado que algunas de las exposiciones a estos dos países son "económicamente significativas" debido al papel que juegan ciertos bancos individuales en el sistema bancario ruso.

Como consecuencia de esta exposición, la salida del país reducirá de media la ratio de capital CET1 de los bancos expuestos en dos décimas. El banco mas expuesto, según los cálculos del FMI, verá reducida esta ratio en hasta ocho décimas.

El organismo con sede en Washington ha alertado de que las exposiciones indirectas de los bancos son desconocidas, difíciles de identificar y complicadas de valorar porque no existe información detallada sobre ellas. En este tipo de actividades se encuadran la banca de inversión, la gestión de patrimonio, los derivados financieros y las exposición fuera de balance como la financiación de materias primas, así como pasivos continentes o garantías.

Por otro lado, los intermediarios extranjeros financieros y no bancarios disponían hasta antes de la guerra de inversiones "cuantiosas" en el país. El FMI calcula que este tipo de compañías eran dueñas de un quinto de la deuda soberana rusa, la mitad de la deuda corporativa y hasta un 40% de las acciones en circulación al cierre del cuarto trimestre de 2021.

Pese a esta situación, que ha obligado al FMI a rebajar sus perspectivas económicas mundiales, el organismo considera que la guerra no ha supuesto un "evento sistémico global", pese a que tendrá un impacto considerable en la economía. El organismo atribuye esto a la resiliencia del sector bancario lograda tras las reformas aprobadas como respuesta al a crisis de 2008.

"Las repercusiones de la guerra siguen reverberando globalmente y pondrán a prueba la resiliencia del sistema financieros través de varios canales, incluyendo exposiciones directas e indirectas de bancos, intermediarios financieros no bancarios y empresas; disrupciones de mercado y un mayor riesgo de contrapartes,

Artículos relacionados