Monitor de Infraestructuras

La com­pañía tra­baja para sus­ti­tuir dicha ac­ti­vidad con pro­yectos al­ter­na­tivos

Endesa cerrará todas sus centrales de carbón tres años antes de lo previsto

En 2027, la ener­gé­tica es­pañola habrá dado car­pe­tazo a su pro­ceso de des­car­bo­ni­za­ción

Centrales de Carbón
Centrales de Carbón

Endesa tiene pre­visto el cierre de todas las plantas de carbón tres años antes de lo es­pe­rado, en 2027. Ante el nexo his­tó­rico que man­tiene con estas ins­ta­la­ciones desde el origen de la propia com­pañía, Endesa ha ela­bo­rado un plan de Transición Justa que tiene como ob­je­tivo el im­pulso de dis­tintas ini­cia­tivas para lo­grar un im­pacto po­si­tivo en las co­mu­ni­dades lo­cales desde los puntos de vista so­cial, me­dioam­biental y eco­nó­mico, el de­no­mi­nado Plan Futur-e.

Los Planes Futur-e diseñados por Endesa para sus instalaciones térmicas en proceso de cierre, son proyectos que tienen como finalidad contribuir a mitigar el impacto que el cierre de centrales pueda tener sobre la población local a través de cuatro ejes: búsqueda proactiva de empleo para el personal directamente afectado; fomento de la actividad económica en la zona a través de nuevos proyectos renovables, el propio desmantelamiento de las centrales y concursos internacionales para el desarrollo de nuevas actividades industriales; formación y capacitación de la población local para lograr el reciclaje profesional de las personas directamente involucradas en estos procesos y abrir un futuro laboral a la población local; e iniciativas de sostenibilidad del municipio para mitigar el impacto fiscal que los cierres generan en los municipios, fomentando la eficiencia energética de estas localidades.

Actualmente hay tres instalaciones de carbón de Endesa en proceso de desmantelamiento. Se trata de las centrales de Andorra (Teruel), Compostilla (León), y Carboneras (Almería). Endesa también ha solicitado en 2019 el cierre de la central de As Pontes (A Coruña), cuya resolución se espera obtener este año, y está tramitando el cierre de la central de Es Murterar (Alcudia) en Baleares. Todas estas infraestructuras cuentan con planes Futur-e adaptados en función de las características de cada entorno.

ANDORRA (TERUEL) Y LAS DEMOLICIONES

La central térmica “Teruel”, situada en Andorra, fue construida entre los años 1974 y 1979 con objeto de llevar a cabo un uso extensivo de los lignitos negros procedentes de explotaciones situadas en la cuenca minera turolense, mezclados con carbones de importación. Durante sus cuatro décadas de actividad produjo 224.000 GWh, equivalentes al consumo de electricidad peninsular durante un año.

Endesa presentó el 19 de diciembre de 2018 la solicitud formal de cierre. En paralelo a la solicitud de cierre, Endesa presentó de forma voluntaria un Plan de Futuro destinado a compensar los efectos del cierre a través de diversas medidas concretas para promover el desarrollo de actividades económicas y generación de empleo en la zona de la central.

En 2020 la central paró definitivamente, empezándose a aplicar el plan Futur-e para emplear a los trabajadores de la propia central y de la zona en las tareas de desmantelamiento.

El desmantelamiento de esta central, así como las del resto de Endesa, es una operación de gran complejidad técnica que movilizará alrededor de 200 personas de mano de obra directa en cada planta, que se ocuparán de los trabajos durante 48 meses. En todas las plantas se aplicará el denominado sistema de demolición selectiva para segregar y caracterizar cada uno de los cientos de miles de toneladas que conforman el volumen de la demolición. Este método de demolición junto con la aplicación de la economía circular en la gestión de los residuos permitirá un aprovechamiento máximo de los residuos, bien para su posterior reutilización como segundo uso o bien como materia prima.

El equipo humano que se ocupará durante 4 años de los trabajos de desmantelamiento procede, en su mayoría, de antiguas empresas contratistas o de residentes en la zona, ya que Endesa, dentro de su compromiso con la sostenibilidad, ha dado prioridad en el concurso de adjudicación de cada obra a las ofertas que incluyesen el mayor número de trabajadores locales.

Actualmente la central de Andorra se encuentra en proceso de desmantelamiento, con centenares de personas trabajando directamente en estos trabajos para los que se necesita mano de obra especializada. Por este motivo Endesa ha promovido cursos de formación específicos para desarrollar estas tareas entre la población local, de tal modo de fomentar esa mano de obra en la zona. Asimismo, Endesa se ha presentado un ambicioso plan par

Artículos relacionados