Mínimas me­joras en las ren­ta­bi­li­dades de cuentas y de­pó­sitos este mes de abril

Los productos de ahorro dan los primeros brotes verdes en pequeñas entidades

Los grandes bancos no se mueven a la es­pera de que aclare el es­ce­nario de tipos

EBN Banco
EBN Banco

El mes de abril está es­ce­ni­fi­cando los pri­meros mo­vi­mientos al alza de los tipos in­terés de de­pó­sitos a plazo y cuentas re­mu­ne­radas tras la mayor se­quía de ren­ta­bi­li­dades de la his­to­ria. Las ini­cia­tivas pro­ceden de pe­queñas en­ti­dades como Banco Pichincha y su marca 100% di­gital Pibank -que operan con ficha ban­caria es­pañola- y de EBN Banco. Firmas que se dis­tin­guen por su agre­siva es­tra­tegia co­mer­cial.

Pichincha y Pibank han doblado la rentabilidad de su depósito a un año, que salta desde el 0,25% hasta el 0,50%. Un movimiento interesante para quien quiera tener sus depósitos bajo la protección del fondo de garantía de depósitos español, porque en estos momentos ninguna otra entidad española da más ni en ese plazo ni en otros superiores. Por ejemplo, Wizink ofrece un 0,25% y un 0,36% en plazos entre 18 y 36 meses.

Y lo mismo ocurre con EBN Banco o Banco Finantia, que en dicho plazo de un año dan el 0,35% y el 0,30% respectivamente. Por lo tanto, el paso adelante de Pichincha y de Pibank abre una todavía muy pequeña puerta a los ahorradores tradicionales que quieren poner su dinero a buen recaudo. No valdrá ni de lejos para compensar el terrible impacto de una inflación que se acerca a ritmos de subida del 10%, pero al menos dejar entrever una todavía muy tímida expectativa de cambio de tendencia.

EBN Banco

Un cambio al que también se suma EBN Banco, que ha elevado la rentabilidad de su cuenta desde el 0,05% hasta el 0,20%, pero en este caso con la condición de que sus clientes inviertan al menos 10.000 euros en productos de inversión o cuenten con 50.000 euros en carteras gestionadas por la entidad. Pero conviene recordar que la cuenta de esta misma entidad daba un 0,15% sin condiciones el año pasado. Y antes llegó a pagar un 0,30% para cuentas con un saldo medio mínimo diario desde 3.000 a 30.000 euros.

"No hay que hacerse demasiadas ilusiones a corto plazo. Si acaso, veremos cómo los tipos de los depósitos y cuentas de unas pocas entidades vuelven a los mismos niveles de hace uno o dos años, que ya eran muy pobres, o siguen incluso por debajo a pesar de ciertos retoques al alza. Va a ser un movimiento muy selectivo que no creo que alcance a los grandes bancos, que están más preocupados por vender hipotecas y fondos de inversión", señalan en fuentes financieras.

Lo cierto es que aún queda un larguísimo trecho por delante para que los productos de ahorro sin riesgo alguno vuelvan a ofrecer rentabilidades atractivas. En estos momentos, el mostrador de ofertas está prácticamente vacío e incluso en firmas como el supermercado de depósitos europeos Raisin es imposible encontrar tipos al 1% TAE a 12 meses. Para llegar a ese nivel hay que irse por encima de los dos años, y sólo en un muy pocos casos.

De lo que ya no cabe duda es que los tipos de interés en Europa sólo pueden subir de ahora en adelante. Ya sólo falta que el avance del Euribor -ya en el -0,030% en la última referencia diaria frente al -0,501% al cierre de 2021- o el de las rentabilidades de la deuda europea se traslade al precio oficial del dinero. El mercado espera una o dos subidas del Banco Central Europeo (BCE) hasta final de año, aunque todo parece indicar que habrá que esperar hasta el último trimestre del ejercicio.

De momento, las últimas cifras oficiales del Banco de España demuestran que las entidades no se están dando por enteradas de este cambio de tendencia. En febrero, el retorno medio de los depósitos a 12 meses, los más vendidos, se mantuvo anclado por decimoquinto mes consecutivo en un testimonial 0,01%. Entre uno y dos años se situó en un muy discreto 0,22% mientras que en los plazos superiores a los 14 meses no fue más allá del 0,04%. Rentabilidades de derribo en todos los casos.

Artículos relacionados