BOLSA

Airbus, turbulencias pasajeras

A pesar de las con­se­cuen­cias en el mer­cado, los ope­ra­dores se mues­tran sa­tis­fe­chos con la de­ci­sión de Airbus, si­guiendo los pasos de Boeing, de re­tirar su apoyo a la in­dus­tria ae­ro­náu­tica rusa. Ambas so­cie­dades han sus­pen­dido el envío de pie­zas, así como el man­te­ni­miento y el apoyo téc­nico a los aviones en Rusia mien­tras per­sista la in­va­sión de Ucrania.

Una decisión adoptada en el marco de las sanciones internacionales que estaría afectando a las principales aerolíneas del país, entre ellas Aeroflot que tiene en su flota varios A320, A330 y A350. La compañía, además, ha suspendido los servicios prestados por ECAR (Centro de Ingeniería de Airbus en Rusia) a la espera de una nueva revisión.

Fruto de esta salida, la cotización de Airbus ha llegado a caer más de un 15% en las últimas sesiones. Con todo, los operadores consideran que a la larga el mercado acabará valorando la decisión en su justa medida; pues, aunque sin duda notará su impacto en las cuentas, este no será especialmente significativo en su cartera de pedidos, su principal fuente de ingresos, y su imagen.

De hecho, los operadores no están observando grandes cambios en las recomendaciones de las grandes casas de análisis, cuya inmensa mayoría recomienda comprar o sobreponderar con un precio medio por encima de los 140 euros por acción.

Aunque se pudieran producir algunos ajustes en su valoración fruto del impacto en sus cuentas, lo cierto es que seguiría manteniendo un gran potencial alcista siempre y cuando la guerra no se agrave mucho más. De momento, el valor ha logrado encontrar un sólido soporte sobre los 90 euros por acción, lo cual permite confiar en un próximo rebote.

Artículos relacionados