BOLSA

Berkeley, fe inquebrantable

La po­lé­mica de­ci­sión de la Comisión Europea de con­si­derar el gas y la nu­clear como ener­gías verdes en su cla­si­fi­ca­ción de ener­gías con­si­de­radas sos­te­ni­bles desde un punto de vista me­dioam­biental ha in­su­flado nuevos ánimos en Berkeley. Creen que este cambio de cri­terio puede dar un giro en la ob­ten­ción de los per­misos para que la em­presa mi­nera pueda ex­plotar la mina de uranio en Retortillo, Salamanca.

El documento de Bruselas no solo supone una mera formalidad y su aplicación afectará a la financiación. Las energías no renovables tendrán cada vez más difícil tener acceso a la financiación, tanto pública como privada, dentro del objetivo de Bruselas de orientar las inversiones hacia proyectos energéticos sostenibles con el fin de lograr en 2050 las cero emisiones de gases de efecto invernadero.

Un plan que podría verse acelerado por la profunda crisis energética en Europa en los últimos meses, acentuada ahora con el conflicto bélico desatado por Rusia en Ucrania. La enorme dependencia mostrada al gas ruso ha puesto en evidencia la necesidad de lograr una Europa energéticamente independiente.

Y eso no parece que se vaya a lograr solo con las tradicionales energías renovables. De este modo, muchos consideran la energía nuclear como la solución y ponen de ejemplo a Francia, el país que menos está sufriendo las consecuencias del encarecimiento de la energía gracias a su red de centrales nucleares.

Motivos que estarían animando las compras de Berkeley. Su valor ha repuntado un 15% en la última semana y ya acumula una revalorización de más del 11% en el año. Algunos operadores, sin embargo, advierten de que el Gobierno español ya ha mostrado su rechazo al giro dado por la Comisión Europea y será difícil que dé su brazo a torcer. Aseguran, por tanto, que estas compras son puramente especulativas ante una situación difícilmente reversible.

Al respecto, Berkeley registró el pasado verano una caída histórica del 56% después de que el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) desestimara la solicitud presentada por la empresa para la construcción de la planta de uranio en Retortillo ante la escasa seguridad en las instalaciones y el almacenamiento de los residuos radiactivos. Una decisión que la minera ha recurrido ante los tribunales.

Artículos relacionados