El reto de ambos pre­si­dentes re­gio­nales es arrin­conar a Santiago Abascal, VOX

Núñez Feijóo compartirá el poder en el PP con el presidente de Andalucía

El nuevo líder de los po­pu­lares ce­derá la se­cre­taría ge­neral del par­tido a un hombre pró­ximo a Moreno

Alberto Nuñez Feijoo, pte. del PP.
Alberto Nuñez Feijoo, pte. de Galicia.

Alberto Núñez Feijóo y Juan Manuel Moreno, los pre­si­dentes de la Xunta de Galicia y de la Junta de Andalucía res­pec­ti­va­mente, van a ser los prin­ci­pales pro­ta­go­nistas del Partido Popular de cara a su re­vi­ta­li­za­ción a partir de la ce­le­bra­ción del Congreso Extraordinario que se va a ce­le­brar los pró­ximos días 1 y 2 de abril en Sevilla. Ninguno de los dos oculta el en­ten­di­miento que se ha pro­du­cido entre ellos para acabar con la época de Pablo Casado y Teodoro García Egea en la di­rec­ción del PP.

Y en las últimas horas, ambos han querido dejar claro que serán ellos los que fijen la estrategia del partido anticipando lo que harán en el ámbito nacional dejando amplia autonomía a los líderes autonómicos.

Según las fuentes consultadas por Capitalmadrid.com, Feijóo tras la iniciativa del presidente de Andalucía para que presentara su candidatura para presidir el PP, si lo consigue, como está previsto, ofrecerá la secretaría general del partido a un hombre de Juanma Moreno. Queda descartado que quien va a presidir el Congreso Extraordinario, el eurodiputado Esteban González Pons, vaya a tener un puesto decisivo en la nueva ejecutiva como desde su entorno se había transmitido.

Ambos han aprovechado el fin de semana para dejar claro en dos entrevistas, Núñez Feijóo en ‘El Mundo’ y Moreno en ‘El País’, que quieren un nuevo PP. Ambos coinciden en promover un partido menos autoritario con sus representantes políticos, cediendo más responsabilidades a los dirigentes autonómicos y locales, en clara desautorización a la actuación de Teo García Egea como secretario general. Pero al mismo tiempo quieren ser menos agresivos en sus palabras con los miembros del Ejecutivo de Pedro Sánchez, sin cerrar a puerta, a su vez, a un mejor entendimiento con VOX. Esto lo pretenden, tanto en el ámbito autonómico, como en el nacional.

Por su puesto quieren un partido que transmita las ideas de forma clara, un proyecto de Gobierno, con un equipo que lo sustente, más integrador con algunos de los líderes que han sido barridos del partido por el equipo de Casado y, por supuesto, menos agresivo con sus propios diputados y militantes, de forma que hagan más eficaz su labor de oposición.

En el entorno de Feijóo y Moreno no se descarta poder llegar al Gobierno, incluso en las próximas elecciones, para las que el presidente Sánchez todavía no ha fijado fecha y que podrían ser a finales del año que viene, si creemos lo reiterado por él mismo con ocasión de la despedida de Pablo Casado en el Congreso de los diputados. Momento en el que Sánchez descartó la convocatoria de elecciones aprovechando el hundimiento de los populares y en el que afeó a Casado por no haber dado legitimidad a su gobierno conseguido por la moción de censura.

En cuanto al cambio de actitud con VOX, varias fuentes populares reiteran a capitalmadrid.com, lo ya expresado en ocasiones anteriores, como que VOX es un partido con el que tienen discrepancias en varias cuestiones de su programa, pero que el partido liderado por Santiago Abascal es claramente constitucional y se muestra abiertamente en defensa de la misma de la Unidad Nacional, frente a lo que ocurre con varios de los partidos que apoyan a la actual coalición gubernamental, que trabajan abiertamente por la independencia de su autonomía sin respetar los trámites establecidos en la Constitución para la consecución de sus objetivos.

Este fue el caso de lo defendido y llevado a cabo el 11-O por los partidos del Gobierno de Puigdemont por el que parte de su equipo, en concreto nueve de sus líderes independentistas, fueron condenados por sedición en el juicio del procés. Siendo el exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, quien afrontó la pena más alta, 13 años, por un delito de sedición en concurso medial con malversación de fondos públicos.

Históricos del Partido Popular recuerdan cómo la extrema derecha viene gobernando en países europeos, no solo dentro del ámbito de los países de antigua influencia rusa, sino en otros como Italia o la propia Suiza. En este caso recuerdan que el Partido Popular Suizo o Unión Democrática del Centro, que en la zona alemana de Suiza recibe el nombre de Schweizerische Volkspartei (SVP), o Union démocratique du centre (UDC) en su denominación francesa, viene siendo el partido más votado a nivel federal desde hace años y en la actualidad ocupa dos de las carteras más importantes del Ejecutivo suizo, las de Hacienda y la de Economía.

Que el tono con los dirigentes de VOX va a cambiar está claro en lo que ha dicho Feijóo al diario ‘El Mundo’. Según el líder gallego del Partido Popular, su “objetivo es que los votantes de VOX nos vuelvan a ver como un partido que puede desbancar a la coalición que gobierna. Nosotros no somos VOX. Eran una sigla más, y empezaron a crecer a partir del conflicto independentista catalán. Tendremos que ver qué cosas debemos mejorar, porque estoy convencido de que el PP puede hacerlo. El que no respete a los votantes de VOX, se equivoca”.

Por si existía alguna duda, Feijóo añade en la entrevista que “un votante de VOX es alguien que tiene una idea de España, y que coge esa papeleta por entender que es el partido que mejor le representa. Entiendo que debemos de convencer a esos votantes para luego vencer. VOX fracasó primero y ahora tiene un electorado, pero no lo tiene definitivamente”.

En cuanto a la desacreditación de sus ideas, o la calificación del partido como extrema derecha, Feijóo se niega claramente a hacerlo, dicho con la claridad que le caracteriza: “son ellos los que tienen que definir qué son. Y después que contrasten lo que dicen con lo que hacen, y a qué familia política europea pertenecen. No seré yo quien utilice una etiqueta para descalificar a un partido político si ese partido niega ser eso”.

En términos muy similares de aceptación de VOX se manifiesta a su vez Juanma Moreno en su entrevista de este domingo en ‘El País’ donde dice que “PP y VOX somos distintos. Hay asuntos donde la posición es cercana: en la integridad territorial de España, en bajar impuestos, en la reforma del sistema productivo”. Para admitir que, también hay otras cuestiones que les diferencian, como “la lucha contra el cambio climático, contra la violencia machista, la España autonómica”, algo que a su juicio, “va a depender de la actitud de VOX”.

Moreno incluso se atreve a adelantar la línea roja que le impediría gobernar con el partido de Abascal que sería “el respeto a nuestro Estatuto de Autonomía”, ya que “eso significa el autogobierno de Andalucía, nuestros símbolos nuestra identidad colectiva”.

Incluso los considerados más liberales del partido, como es el caso del exdirigente del PP Vasco, Borja Sémper, ahora en el ámbito de la actividad empresarial, admite que lo importante sobre VOX es que el PP deje de mirarle de reojo sobre lo que ellos hacen y se centren en las cuatro o cinco cosas en las que no se está de acuerdo, porque son las más definitorias: Europa, inmigración, modelo de Estado intervencionismo y autarquía económica”.

Hace bien Feijóo en no obsesionarse con VOX y en admitir sus diferencias y respetarle como adversario político. Pese a la gravedad de la crisis económica, de la pandemia y, ahora de la guerra en Ucrania, lo que ha hundido a Casado, además de su equivocación en la gestión del partido, ha sido claramente su enfrentamiento con el partido liderado por Santiago Abascal.

Los militantes del PP y los recientes sondeos de Electomanía y Okdiario han recibido con esperanza al todavía presidente de la Xunta de Galicia. La gravedad de la situación exige hoy más que nunca un líder, que, si no gana las elecciones, sirva a los intereses de los ciudadanos desde una oposición responsable y constructiva con el proyecto de país. Aunque está claro que los suyos lo que quieren es la victoria electoral y el poder que les otorga la misma.

Artículos relacionados